Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

Planificar una estrategia de contenido a largo plazo (ventajas y pasos)

Para que una estrategia de contenido sea duradera y aporte beneficios a tu empresa, primero debes crear una planificación a largo plazo

A veces, cuando descubrimos una acción comercial que puede encajar con nuestros objetivos, nos entran las prisas y queremos empezar a trabajar en ella de inmediato. Pero lo cierto es que esto no ofrece ninguna garantía si a su puesta en marcha no le precede un trabajo de planificación bien elaborado. Por supuesto, en una estrategia de contenido ocurre lo mismo. Antes de lanzarte a crear materiales en distintos formatos o escribir artículos sobre los primeros temas que se te ocurran, deberías pensar a largo plazo.

Planificar tu campaña de marketing de contenido con la vista puesta en el futuro facilita la eficiencia y la sostenibilidad del proyecto. Además, evitará problemas durante su desarrollo, como la creación de contenidos idénticos o la falta de coherencia y unidad temática. En este sentido, no es suficiente con diseñar un marco de creación de contenido, sino que deberás crear una planificación a largo plazo. Por tanto, si el objetivo de tu empresa es establecer una estrategia de contenido exitosa y duradera que ofrezca beneficios de forma sutil pero constante, sigue leyendo este artículo.

 

Ventajas de planificar a largo plazo

Incorporar una estrategia de contenido en tu empresa tiene unos beneficios muy relevantes para consolidar la reputación y la relación de tu marca con los usuarios. Del mismo modo, si concretamos un poco, la planificación a largo plazo de estas campañas también ofrece ventajas para tener en cuenta. Veámoslas una a una:

  • Establece una dirección para el contenido. Al elegir a priori los temas generales (y algunos específicos) sobre los que se centrará el contenido, estarás creando una hoja de ruta concreta.
  • Mantiene el orden. La planificación ayuda al personal y los equipos involucrados a conocer sus tareas, plazos de entrega, etc. También garantiza que los objetivos de marketing estén alineados con los objetivos generales de la empresa. Además, es una forma de adelantarse a los problemas y ofrece la posibilidad de afrontar los obstáculos o las iniciativas espontáneas con mayor capacidad de respuesta.
  • Mejora la rentabilidad de la empresa. Planificar a largo plazo implica decidir con qué palabras clave quieres posicionarte bien en los motores de búsqueda para situar a tu empresa como un referente en el sector. De esta forma, tu contenido se centrará en alimentar esos temas para ofrecer una experiencia más completa y educativa al usuario (lo cual valorará positivamente el SEO). Por tanto, cuanto mayor sea la presencia de tu marca en los buscadores, más rentable resultará la campaña.

 

  • Alimenta tu estrategia de inbound marketing. En caso de que tu empresa apueste por esta metodología, resulta imprescindible crear y planificar contenido. Así, tendrás que enriquecer todas las etapas del recorrido del comprador para incentivar su conversión final (más adelante hablaremos de este paso con exhaustividad).

3 pasos para planificar una estrategia de contenido a largo plazo

Si quieres que tu empresa se beneficie al máximo de lanzar una estrategia de marketing de contenido duradera, sigue uno a uno los siguientes pasos:

  1. Establece objetivos que cumplan los criterios SMART

Lo primero que debes concretar en la planificación son los objetivos de la campaña. ¿Qué pretendes que consiga tu marca con la creación de contenido a largo plazo? Responde a esta pregunta teniendo en cuenta a tu buyer persona y el recorrido del comprador. De esta forma, cada acción que lleves a cabo estará vinculada con un objetivo de la campaña, pero también con la meta principal de la empresa.

En este sentido, establecer objetivos de marketing te ayuda a dirigir toda la estrategia, tener una motivación clara, organizar la campaña en tiempo y forma y optimizar los esfuerzos de todo el equipo. Pero, para que todos estos elementos se alineen, es imprescindible que escribas los objetivos siguiendo los criterios SMART (veamos qué significan estas siglas inglesas):

  • Specific: específico.
  • Measurable: medible.
  • Attainable: alcanzable.
  • Relevant: relevante.
  • Timely: temporal.

Por tanto, un ejemplo de objetivo SMART sería: conseguir 1.000 visitas en el blog a la semana durante el próximo mes. Así, comprobamos que es una empresa que ya tiene consolidada su marketing de contenido y quiere mantener un mínimo de visitas semanales en sus artículos. ¿Para qué? El objetivo final, en realidad, es conseguir más contactos que, a posteriori, se conviertan en clientes. Como ves, este objetivo concreto (que cumple los criterios SMART) nos lleva a uno más general dentro de la propia campaña (conseguir más contactos), pero también al objetivo fundamental de la empresa (conseguir más clientes y ventas).

 

  1. Realiza una auditoría de los recursos existentes

Antes de ponerse a crear contenido, es necesario comprobar con qué recursos cuenta la empresa a priori. En este sentido, existen dos tipos de auditorías: una de contenido y otra de eventos.

  • Auditoría de contenido. Sirve para evaluar los recursos existentes útiles para atraer la atención de los usuarios. Para ello, busca en todos los rincones de la empresa y organiza los contenidos según su título, formato, tema, enlace, etapa del recorrido del comprador, etc. De esta forma, encontrarás brechas y oportunidades que guiarán la planificación y creación de contenido a largo plazo.
  • Auditoría basada en eventos. En este caso, el objetivo es agrupar material de calidad para los proyectos futuros de la empresa. Así, el equipo que se encargue de gestionar cada evento puede recurrir a los contenidos creados por el personal de marketing que estén relacionados temáticamente para sacarles el mayor rendimiento. Por tanto, esta auditoría habría que clasificarla según los temas generales, los temas para futuros materiales y la campaña a la que pertenecen. Es decir, con esta auditoría obtendrás ideas para crear contenido a largo plazo que pueda utilizarse en los eventos programados de la organización.

Como ves, evaluar los recursos existentes de la empresa permite encontrar oportunidades que beneficien a todos los departamentos.

  1. Identifica el recorrido del comprador de los buyer personas y ofrece contenido específico para cada fase

El último paso para planificar una estrategia de contenido a largo plazo está relacionado con dos elementos que ya hemos visto por encima: el buyer persona de la empres y el recorrido del comprador:

  • Buyer persona. El contenido debe dirigirse al público objetivo de tu empresa para que exista una posibilidad real de conversión. Pero ¿quién es el buyer persona? Es una representación semificticia del cliente ideal de la marca; ese para el que se fundó la empresa. Para establecerlo, hace falta decidir quién es a través de su información demográfica, sus objetivos y desafíos, etc.

 

  • Recorrido del comprador. Una vez conozcas a tu buyer persona, podrás diseñar su viaje a través del contenido hasta convertirse en cliente. Para ello, crea materiales para cada una de las tres etapas: reconocimiento (donde le resolverás dudas), consideración (donde le ofrecerás soluciones) y decisión (donde le guiarás paso a paso para avanzar en la solución elegida). En la primera fase, no hables de tus productos y servicios: hazlo en las dos fases siguientes, aprovechando que los usuarios confían en ti y buscan resolver problemas que tu marca puede solucionar.

En definitiva, planificar una estrategia de contenido a largo plazo significa identificar qué recursos y materiales necesita tu empresa y organizar el trabajo de manera sostenible.

Contacto Occam Agencia Digital

También te pueden interesar...

Fases del plan de marketing: Conoce todas sus etapas Fases del plan de marketing: Conoce todas sus etapas
Plataformas para montar mi ecommerce Plataformas para montar mi ecommerce
¿Qué es un plan de marketing? ¿Qué es un plan de marketing?