Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

Estrategia de Marketing: modelo SMART

Si antes has leído sobre Inbound Marketing seguramente ya sabrás que más allá de la integración de diferentes técnicas de Marketing Digital — como SEO, creación de contenidos o social media — su objetivo principal es generar oportunidades de negocio a través de 4 acciones: atraer consumidores, convertirlos en leads o prospectos, luego en clientes de pago, y finalmente, en promotores de tus productos o servicios.

Pero para que esta metodología sea efectiva se debe diseñar una estrategia bien definida donde todos los participantes tengan claro los objetivos que queremos alcanzar.  La creación de estrategias de comunicación y contenidos es un trabajo complejo que implica conocer muy bien, no solo nuestros productos y servicios, el mercado y nuestros competidores, sino también  los patrones de conducta de nuestro Buyer Persona; la buena noticia es que existen cinco letras que seguro facilitarán tu labor como estratega digital: S.M.A.R.T.

 

¿Qué son los objetivos SMART?

 

Tal como lo dice el acrónimo, los objetivos SMART son inteligentes, ya que dirigen los esfuerzos estratégicos de una empresa para que sean específicos, medibles, alcanzables, relevantes y a tiempo. Los criterios SMART, por lo tanto, te ayudan a distinguir los objetivos eficaces de los que no lo son.

Los criterios SMART hacen referencia a las 5 características básicas que cada objetivo debe tener para considerarlo como inteligente:

 

  • Specific (específico): Un objetivo realmente específico incluye qué quieres lograr, cómo quieres realizarlo y quiénes serán los responsables. Además, define hacia quiénes se dirige tu objetivo, ya que puede ser hacia un público conocido, nuevos mercados o, incluso, hacia tus colaboradores.

  • Measurable (medible): Ningún objetivo se cumple de 0 a 100% de forma automática. Dado que se trata de un proceso, es necesario que dispongas de los indicadores que te ayudarán a analizar el cumplimiento tras ciertos periodos determinados.

  • Attainable (alcanzable): Piensa la manera en que tu empresa interactúa con el entorno. Define tus pasos a seguir a partir de los recursos que ya tienes: la cantidad de empleados, el nivel de especialización de tus equipos, la tecnología de la que dispones, entre otros aspectos internos. Después, estudia cómo se comporta el mercado en relación con tu sector y los competidores más próximos, y también examina las tendencias macroeconómicas que influyen en el consumo.

  • Relevant (relevante): Reconoce qué es un objetivo relevante de dos maneras: la primera, al pensar de forma creativa en aquellos aspectos que consideras como oportunidades, ya sea el lanzamiento de un producto, el crecimiento de una de tus líneas productivas o cambios organizacionales. Después, desarrolla los estudios pertinentes que te permitan saber si realmente esas cuestiones son relevantes o tienes que repensarlas.

  • Timely (a tiempo): ¿cuándo se tiene que conseguir esta meta? Define objetivos temporales de forma general, parcial y diaria: si quieres aumentar la cantidad de empleados de 50 a 80 en 1 año, en 6 meses deberás contar con el 50% de nuevos empleados capacitados, y cada día deberás realizar 2 entrevistas para cumplir la meta total.

 

Ventajas de la metodología SMART

Algunas de las ventajas que proporciona la metodología SMART, y que debes tener en cuenta a la hora de decidirte por esta estrategia, son: 

 

  • Aumentas tu visión empresarial: cuando sigues una metodología inteligente (SMART) en tu empresa tienes una visión amplia de tu negocio. Cuanta mayor visibilidad tengas de todos los factores, esfuerzos y recursos que requieres, es más fácil que alcances tus metas. 

  • Mejoras tu planificación: si aplicas esta metodología tienes mayores posibilidades de establecer un orden en tu negocio, sea en los procesos, los sistemas, las actividades de cada puesto, con el fin de operar con una misma visión para lograr los resultados planteados. Con procesos inteligentes todo fluye mejor y evitas riesgos innecesarios en la operación de tu empresa. 

  • Puedes enfocarte en lo más importante: saber hacia dónde vas es fundamental para determinar qué tienes que hacer, cómo y con qué para llegar hasta ese punto. Con esto puedes enfocar tus acciones justo en lo que necesitas, evitando distracciones o fugas de recursos en aspectos que no ayudarán al cumplimiento de una meta. Te ayuda por igual a establecer prioridades y jerarquizar de lo más importante a lo menos relevante.

  • Tienes mayor control: otra gran ventaja es la posibilidad de hacer una mejor distribución de tus recursos humanos, físicos y financieros, lo cual te generará ahorro. Con objetivos inteligentes tienes un mayor control de tus presupuestos. 

  • Optimizas la comunicación: un objetivo SMART ayuda a que comuniques con mayor precisión lo que pretende la empresa o un proyecto en específico. De esta manera, todos los colaboradores o integrantes de tu negocio identifican la meta y puedes comunicar tu mensaje de forma concreta y directa.

  • Impulsas la gestión del tiempo: cuando estableces una metodología inteligente delegas las actividades justas en un tiempo específico; es la mejor manera de gestionar los tiempos en tu empresa. 

  • Le das un perfil estratégico a tu empresa: si te acostumbras a pensar SMART siempre serás estratégico y con esto tu empresa reforzará cada una de sus áreas para trabajar de manera fluida, como verdaderos engranajes integrados. Un negocio con perfil estratégico destaca, se posiciona, crece y se diferencia de sus competidores. 

  • Agilizas tu fuerza de ventas: tu equipo de ventas requiere visión, certidumbre y metas palpables para que puedan actuar de forma ágil. Esto lo logras cuando estableces objetivos SMART, con los que puedan guiarse y orientar sus esfuerzos alineados a tu estrategia comercial.

  • Estableces procesos de mejora continua: cuando tienes visión amplia de negocio, control de tus recursos, planeación y estrategia, es muy fácil establecer procesos de mejora continua, porque tienes indicadores claros de cómo vas, de cuáles son los progresos y saber si estás logrando los objetivos implementados.

  • Incrementas tu rentabilidad: ligado a lo anterior, si tu empresa asimila la metodología SMART como parte de su esencia para todas sus actividades y operaciones, seguramente lograrás resultados exitosos e incrementarás la rentabilidad de tu negocio.

 

Ahora que sabes como planear objetivos SMART, empieza planteando los  tuyos para tu próxima estrategia. Asegúrate de usar esta técnica y recuerda que en el marketing digital nada está escrito, este es un proceso de constante retroalimentación y como tal, debe enriquecerse con nuevas ideas permanentemente. 


Para conocer algunos ejemplos SMART pincha aquí.

 

 

 

 

pasos para una campana de marketing inbound exito

También te pueden interesar...

¿Vlog o blog? ¿Cuál es más rentable en marketing de contenidos?
¿Qué es el marketing global y cómo ayuda a mejorar la conversión?
¿Cuáles son los significados de los colores en marketing?