Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

¿Qué son los objetivos SMART para una empresa? Ejemplos más eficaces

Pensar, preparar y definir objetivos es un proceso primordial que todas las empresas han de llevar a cabo. En este post hablaremos sobre los objetivos SMART; lo que son y cómo podremos utilizarlos además de dar algunos ejemplos para poder empezar a trabajar con ellos. ¡Vamos a verlo! 

Cómo definir una estrategia SMART 

Para ser productivos y obtener mejores beneficios a la hora de conseguir un objetivo, es esencial plantearse objetivos, no solo en el ámbito laboral, sino en cualquier otro ámbito de nuestro día a día. Y es importante también que estos objetivos sean reales y se hayan planteado de manera adecuada. 

 

Llegados a este punto es cuando entran en juego los objetivos SMART. Es cierto que uno de los objetivos primordiales de todas las marcas y empresas es “querer crecer”. Pero, ¿es este un objetivo válido? La respuesta es clara: no. Sí, es cierto que todas las marcas quieren crecer y llegar más lejos y es una meta que se puede alcanzar si trabajamos para ello, pero no la vamos a alcanzar si no nos paramos a pensar de manera inteligente cómo vamos a lograrlo. 

Esta es una característica principal de estos objetivos SMART: son inteligentes. Son objetivos que nos ayudan a lograr las metas que nos hayamos propuesto para nuestra marca de manera ordenada y real, actuando acorde a lo que queremos conseguir. 

La creación de la palabra SMART corresponde a un acrónimo que hace referencia a todas las características de estos objetivos. 

  • S (specific): Específico 
  • M (mensurable): Medible
  • A (achievable): Alcanzable 
  • R (relevant): Relevante/ Importante 
  • T (timely): temporal 

Así es, los objetivos SMART son: específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales. Vamos a analizar cada una de las características en detalle para así saber cómo podemos crear nuestra estrategia de objetivos SMART. 

  • Específicos: Cuando hablamos de objetivos que sean específicos nos referimos a que se van a ajustar a una acción, un momento o un proceso determinado. Lo más importante a la hora de definir objetivos es que sean concretos y no que un único objetivo pretenda abarcar muchas acciones a la vez. Es preferible que sean objetivos específicos para que nos sea más fácil alcanzarlos y centrar toda nuestra atención y trabajo en ellos. 
  • Medibles: Una vez que hemos delimitado nuestros objetivos de manera específica, nos resultará muy fácil hacer que sean medibles.  De otra manera, no será posible interpretar si los resultados que estamos consiguiendo están dentro de lo que esperamos conseguir. Por ello, para poder medir los resultados de nuestros objetivos es necesario contar con los medios y los recursos: una herramienta de software, una metodología de análisis, etc. Cualquier estrategia que nos ayude será beneficiosa para conocer el alcance de las metas que nos hemos propuesto.  
  • Alcanzables: Cuando hablamos de crear objetivos alcanzables, nos referimos a que han de ser propuestas capaces de realizarse con las condiciones y los medios con los que se cuenta desde un principio. No es recomendable trazar objetivos que no puedan ser alcanzables con los recursos que tenemos, ya que al necesitar de otras herramientas para cumplirlos, nos será mucho más difícil lograr un resultado satisfactorio. Es preferible, por eso, establecer metas más realistas y luego apuntar más alto con el paso del tiempo.
      
  • Relevantes: Para que un objetivo sea relevante tiene que estar en línea con el resto de objetivos generales del negocio. Esto quiere decir que las metas han de guardar relación con el resto del plan de objetivos SMART que hemos trazado y con la propia marca, ya que todo aquello que nos propongamos tiene que servir para llevar nuestra empresa hacia un lugar mejor en el que se encontraba en el punto de partida. 
     
  • Temporales: Pedir que los objetivos SMART sean temporales es decir que deben ajustarse a una franja temporal en concreto, con un alcance y relevancia que debe ser lograda en el tiempo previamente establecido. A la hora de delimitar los meses en los que se va a cumplir nuestro objetivo puede dar lugar a que no sean completados sino se tiene en cuenta el margen de tiempo que transcurre desde que ponemos la meta en marcha hasta que sus resultados pueden comenzar a ser medibles.

Ejemplos de objetivos SMART 

Una vez que hemos definido las características de estos objetivos, vamos a ver algunos ejemplos que nos ayudarán mejor a entender cuál es la función de cada uno de los pasos que hay que seguir: 

Ejemplo 1: aumentar nuestros seguidores en redes sociales 

  • Específico (S): Aumentar los seguidores del perfil de mi marca en la red social de Instagram. 
  • Medible (M): Conseguir un 25% más de seguidores de con los que se cuenta inicialmente, consiguiendo por tanto 150 usuarios más. 
  • Alcanzables (A): Alcanzarlo gracias al plan de Social Media que hemos establecido en nuestra estratégica inicial y campañas periódicas que vayamos realizando en nuestras redes sociales.
  • Relevantes (R) : La importancia de este objetivo es que se llegue a un público más amplio y se mejore la reputación de nuestra marca en redes sociales. 
  •  Temporales (T): Lograrlo a lo largo de los próximos cinco meses. 

En resumen, lo que queremos lograr con este objetivo es mejorar la reputación de nuestra marca y su presencia en redes sociales. Por tanto, a través de nuestro plan estratégico de Social Media queremos aumentar nuestros seguidores en un 25% en los próximos cinco meses. 

Ejemplo 2: Aumentar el número de visitas que se realizan a nuestra página web. 


  • Específico (S): Aumentar el tráfico de visitas que se genera hacia nuestra página web. 
  • Medible (M): Obtener un 50% más de visitas que con las que se cuenta actualmente. 
  • Alcanzable (A): Conseguirlo a través de campañas de marketing y con nuestro plan de Social Media en el que nuestras redes sociales redirigirán más tráfico a nuestra página web. 
  • Relevante ( R): Aumentar las ventas en la campaña de primavera/verano además de captar un mayor número de usuarios. 
  • Temporal (T): Como queremos conseguirlo en la campaña de primavera/verano, se llevará a cabo entre los meses de abril a septiembre. 

En resumen, lo que buscamos lograr con este objetivo es alcanzar un mayor tráfico a la página web de nuestra marca en la campaña de primavera/verano. Lo alcanzaremos en los meses que van de abril a septiembre con un incremento del 50% de las visitas a través de campañas de marketing y nuestro plan de social media

Beneficios de los objetivos SMART 

Ahora que ya hemos visto ejemplos y sabemos cómo funcionan los objetivos SMART y para qué sirven, es importante saber cómo beneficiaría a nuestra marca la puesta en marcha de estas metas:
Fijar objetivos reales y alcanzables ayudará a que nuestra empresa no pierda el rumbo con objetivos inalcanzables, sino que se centrará en conseguir las metas más específicas.
Son clave para no perder el foco de trabajo diario de nuestra empresa ya que el estar inmersos en conseguir aspectos específicos nos ayudará mucho a saber en qué debemos centrarnos a la hora de trabajar.
Tener objetivos SMART nos ayuda a tener presentes aquello que queremos lograr sí o sí para mejorar la visión de nuestra empresa.

En definitiva, los objetivos SMART ayudarán mucho a nuestra empresa a crecer y a llegar más lejos que donde se encontraba en el punto de partida, lo cual es el objetivo principal de toda marca cuando empieza a emprender su recorrido.

pasos a seguir para una campana de marketing inbound

 

También te pueden interesar...

¿Cómo se hace un vídeo de empresa?
Importancia del CRO en tus proyectos de Inbound Marketing
¿Cómo enamorar a los clientes?