Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

¿En qué consiste el Conversion Rate Optimization?

El marketing online va creciendo más cada día y por ello tiene que reinventarse y crear nuevas técnicas y herramientas que permitan optimizar de forma rápida y sencilla las estrategias de marketing. En este caso estamos concretamente optimizando el inbound marketing, y lo hacemos mediante el llamado CRO o Conversion Rate Optimization. 

¿Qué es el CRO?

Para empezar, CRO corresponde a las siglas “Conversion Rate Optimization” y consiste en un proceso de optimización de los sitios web llevado a cabo por las empresas para que los usuarios puedan realizar las acciones que más les interesan sin problemas. 

Este proceso se realiza con el fin de aumentar lo máximo posible el porcentaje de visitantes a nuestro sitio web. No, el fin no es específicamente conseguir clientes. Para las empresas que busquen clientes sí, pero no todas buscan el mismo fin, siempre se busca una acción concreta, como podría ser conseguir que el usuario se suscriba a la newsletter. Para poder conseguir esto es muy importante saber cómo se mueven los usuarios dentro de tu página, para así averiguar qué hacen y cuáles son los problemas que les surgen para no poder terminar el proceso dentro de la web.

Hablamos mucho de la tasa de conversión, pero antes...

¿Qué es una conversión?

Según la RAE esta sería la definición exacta: cambio de una cosa a otra y cambio de ideas, opiniones y creencias. Dentro del marketing digital, la conversión consiste en que los visitantes del sitio web realicen ciertas acciones que les conviertan en clientes o en usuarios activos. Si nuestra empresa vende productos y lo que quiere conseguir es que el usuario realice una compra, estamos frente a una macroconversión, de usuario a cliente. Por otro lado existen microconversiones que son más pequeñas y normalmente ocurren antes de una macroconversión, un ejemplo sería suscribirse a una newsletter o rellenar un formulario.

Sabiendo qué es la conversión...

¿Qué es la tasa de conversión?

Este es uno de los factores más importantes dentro de una página web, esta tasa es matemática y podríamos definirla como el número de veces que un usuario completa un objetivo dividido entre el tráfico de la propia página web. Optimizar esta tasa de conversión requiere tiempo y recursos, deben realizarse pruebas constantemente para poder averiguar qué es lo que funciona y qué no. Existen una serie de elementos que pueden ayudar a aumentar esa tasa de conversión:

 

  1. Homepage
    La página principal de nuestra web es la más importante, no solo porque debe crear una buena impresión en nuestros usuarios cuando llegan por primera vez, sino para retenerlos y conseguir que realicen las acciones esperadas.

  2. Landing pages
    Estas están precisamente diseñadas para que el usuario realice esa acción concreta que la empresa desea que realice dentro de su página web. 

  3. CTAs

    Aunque parezca que no, los botones de CTA dentro de algún artículo del blog o en alguna página distinta, pueden mejorar enormemente la tasa de conversión ya que los usuarios los encuentran en un “momento de debilidad” en el que están buscando algo concreto y están receptivos para la compra, es en ese momento en el que si pinchas dentro del CTA, será muy probable que acaben realizando la acción que esperas. 

  4. Pop-Ups
    Los pop-ups ofrecen una alta conversión, ya que están diseñados exactamente para llamar la atención del usuario, si este va acompañado por una buena estrategia de marketing digital, lo que acaba consiguiendo es la conversión de un lead a un cliente. 

 

Las 7 fases del Conversion Rate Optimization

Este proceso no se basa simplemente en optimizar la página web y esperar a que los usuarios pasivos se conviertan en activos, para llegar a esto hay que pasar por distintas fases, las cuales te explicamos a continuación: 

 

  1. Análisis de la web
    El paso más importante dentro de nuestro proceso es aumentar la tasa de conversión, y para poder lograr esto debemos analizar bien nuestra página web y así averiguar qué aspectos son mejorables, esto lo sabremos dependiendo de las acciones que realizan nuestros usuarios, analizando su comportamiento podremos entender qué está fallando en nuestra web, si por ejemplo más de la mitad desaparecen de la página antes siquiera de que esta cargue, podremos averiguar fácilmente que nuestro error tiene que ver con el tiempo de carga del sitio web.

  2. Hipótesis
    Como ya se ha visto en el punto anterior, una vez hemos analizado el comportamiento de los usuarios en la página web, debemos sacar conclusiones del por qué de este comportamiento, entonces después del análisis exhaustivo de nuestra página web, debemos plantear todas las hipótesis de los distintos comportamientos de nuestros usuarios. 

  3. Objetivos
    Dentro de cualquier estrategia de marketing o de cualquier técnica o herramienta que sirva para optimizarla deben existir objetivos, es decir, tenemos que saber a dónde queremos llegar, para así solucionar los problemas que se nos plantean tras el análisis. Ya tenemos las hipótesis sobre aquello que está fallando o que es mejorable dentro de nuestro site, y con estas hipótesis podemos fijar los objetivos a los que queremos llegar una vez pongamos soluciones a los problemas analizados. 

  4. Test
    Nuestras hipótesis pueden no estar acertadas del todo, por lo que necesitamos realizar test para poder verificarlas, así nos iremos fijando en los resultados de estos y conseguiremos comprobar si nuestras hipótesis son acertadas o si no tienen nada que ver con el verdadero problema.

  5. Propuesta de soluciones
    Una vez tenemos los resultados de los test, pasamos a la fase de implantar unas soluciones provisionales, estas pueden funcionar o no. Algo que comprobaremos en el siguiente punto. 

  6. Análisis de resultados
    Al implantar las soluciones provisionales según los resultados de los test, el siguiente paso es comprobar si esas soluciones están funcionando, para esto lo que necesitamos es analizar los resultados, ver si están cumpliendo con lo requerido, y sobre todo, si estamos mejorando la tasa de conversión. Para este paso debemos usar los indicadores más adecuados. 

  7. Implantación de soluciones
    Una vez analizados los resultados, ya podremos saber qué soluciones podemos implantar definitivamente y con cuáles no estábamos obteniendo los resultados que esperábamos. Así podemos poner en marcha el plan de mejora para mejorar lo máximo posible la tasa de conversión. 



Ya conocemos qué es la Conversion Rate Optimization, con este post tenemos claro ya todo el proceso que se lleva a cabo, qué es la conversión, la tasa de conversión y cómo optimizarlas. Sabiendo todo esto, tu web nunca más tendrá una mala conversión. ¡Lánzate a la optimizar la conversión de tu sitio web!

 

               Contacta con nosotros

También te pueden interesar...

Optimiza el contenido de tu empresa tecnológica y consigue tráfico
8 consejos clave para difundir tu evento con éxito.
¿En qué consiste el branding digital?