Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

¿Qué es el storydoing? Beneficios y ejemplos

El storydoing es una estrategia de marketing reciente que surge tras revolucionar otra estrategia previa: el storytelling. El término, compuesto por las palabras “story” (historia) y “doing” (haciendo, hacer), ya nos explica en qué consiste esta estrategia. Si el storytelling se trataba de contar una historia, ahora el storydoing nos empuja a hacer, a llevar a cabo una acción, que se ha contado previamente en una historia. 

Sería, por lo tanto, un paso ulterior al storytelling. Comprende todos los elementos del storytelling, pero añade algo más: vivir lo contado. La acción es la clave fundamental del storydoing, quiere llevar al cliente a la acción. Al igual que una imagen vale más que mil palabras, vivir la experiencia, o presenciar lo que te han contado previamente en una historia o anuncio, genera más beneficios que conformarse con el relato. Esos beneficios atañen tanto a la marca como al cliente. 

Historia y acción 

La historia es el elemento más importante para el éxito de la campaña. Aunque a posteriori sea la acción lo que los clientes vayan a recordar, jamás hubieran llegado a esa experiencia de no haber sido cautivados por la historia previamente. La historia que incluyas en tu storydoing (y por supuesto también en el storytelling) debe ser veraz y honesta. Reporta muy buenos beneficios si el contenido de la campaña toca los sentimientos del cliente. Conseguir de alguna manera que algo se remueva dentro del usuario que le lleve a querer formar parte del proyecto: que sienta que está haciendo algo para mejorar el planeta, que vea la posibilidad de presenciar algo extraordinario, que pueda cumplir un sueño, que pueda conseguir algo que nunca pensaría que pudiera tener… Todas esas historias generan una buena reacción en el usuario.

La acción a la que se hace referencia en la historia puede ser algo que vaya a ocurrir inminentemente y que se invite a presenciar, una acción que convoca a los clientes para vivir algo en sus carnes, o bien acciones que no impliquen ningún desplazamiento o tengan lugar en un sitio concreto sino que se puedan llevar a cabo en el día a día con pequeños gestos (como canjear puntos y conseguir beneficios). 

Una vez llevadas a cabo las dos fases, historia y acción, de nada servirán si no se analiza su éxito y el retorno de las acciones. Comprobar los resultados de la campaña es fundamental para mejorar alguna parte del proceso, descartar repetirla o, por el contrario, comenzar a preparar la siguiente experiencia. 

Algunos ejemplos de storydoing 

Para textiles o mobiliario: 

En tu negocio los materiales, materias primas y modos de producción son elementos fundamentales. Los clientes valoran positivamente la calidad de los materiales y, cada vez más, una producción sostenible y respetuosa. Centra la historia en el origen de tus productos, de dónde vienen, cómo se consiguen, cómo se fabrican.

Para la acción, invita a los prospectos a vivir esa experiencia y participar en el proceso. Presenciar, por ejemplo, la fabricación de una silla o una mesa con la madera extraída. Incluso permitirles crear algunas piezas que puedan llevarse consigo. Así sentirán que han formado parte del proyecto y serán, a partir de entonces, potenciales clientes muy bien informados sobre tu marca. Lo que los convierte, a la vez, en personas muy susceptibles a futuras campañas.

Para negocios alimenticios: 

La mejor acción que puedes llevar a cabo en tu storydoing siempre será la cata. Para un nuevo lanzamiento, una nueva receta, o una mejora, no hay nada mejor que dejar a los clientes que lo prueben antes de comprarlo.

Implementa todavía más la estrategia del storydoing si esa cata incluye alguna otra experiencia que, en este caso, ya no tiene por qué incluir la cata. Por ejemplo, una empresa de helados podría organizar un evento con toboganes acuáticos y ofrecer muestras de su nuevo producto. Una marca de repostería podría ofrecer un seminario de nutrición y más tarde dejar probar su nuevo producto, rompiendo con el estigma de los dulces y ofreciendo información de calidad sobre el consumo de azúcar. 

Beneficios del storydoing 

  • Atención mediática

Captar la atención del público sobre la marca siempre será un bjetivo de cualquier campaña de marketing.  No obstante, el storydoing da un paso más allá de la atención tradicional de la publicidad. No busca que recuerdes el nombre de la marca o la música de un anuncio (que también lo esperan), sino que quieren ser noticia. 

Si la acción del storydoing es lo suficientementemente potente, los medios pueden llegar a hacerse eco del evento, lo que supone una campaña publicitaria de grandes dimensiones conseguida de manera gratuita. En caso de que la acción movilice a muchas personas o genere reacciones en redes, los medios, siguiendo los criterios de noticiabilidad, terminarán por hacerse eco de la noticia. Bien sea porque se han formado filas muy largas de espera en el centro, por lo inusual de la acción que se está llevando a cabo, etc. 

  • Retorno y buena relación con el cliente

El feedback de los clientes tras una campaña de storydoing es muy positivo. El cliente ha podido probar ya el producto o ha vivido una experiencia positiva que siempre relacionará con tu marca, por lo que habrá generado sentimientos y connotaciones muy positivas para con ella. 

  • Fidelidad 

La fidelización de clientes es uno de los mayores retos del departamento de marketing desde sus incicios. No es lo mismo conseguir clientes que fidelizarlos. Sin embargo, gracias al storydoing los clientes se convierten en fieles compradores, incluso promotores, con mayor frecuencia. Simplemente porque se sienten cercanos al proyecto y a la marca, incluso porque han podido formar parte de ella . 

  • Diferenciación 

El storydoing no es, sin embargo, una estrategia sencilla. No todos los eventos ni acciones generan buenos resultados, no basta con elegir una acción al azar, sino que debe ser la idónea para el proyecto, producto o momento de tu empresa. No obstante, si se escoge con acierto, el storydoing diferenciará tu nombre del resto de tus competidores. 

 

El storydoing es una de las estrategias más novedosas del marketing que se une a la tendencia que ya comenzó a finales del siglo pasado, y que coloca al usuario y al cliente en el centro del foco. Estimular a los prospectos es la clave de cualquier estrategia pero, en el caso del storydoing, es una realidad. 

Contacta con nosotros

También te pueden interesar...

Conviértete en el rey de la atracción de clientes potenciales Conviértete en el rey de la atracción de clientes potenciales
¿Cuál es el mejor día y hora para publicar en Instagram? ¿Cuál es el mejor día y hora para publicar en Instagram?
Los mejores días de la semana para publicar en Instagram Los mejores días de la semana para publicar en Instagram