Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

Posicionarte en Google sin ser un gurú: 6 aspectos clave

Al hacer una búsqueda en Google o cualquier otro buscador, te habrás dado cuenta de la cantidad de enlaces que nos ofrece en forma de lista. Sin embargo, normalmente solemos clicar en aquellos que aparecen en cabeza. 

Como marca, perderte entre la multitud de páginas repletas de enlaces que ofrece Google, no te ayudará a conectar con tus potenciales clientes. Si quieres empujar a tu web hasta los primeros puestos de la lista y no sabes por dónde empezar, sigue leyendo este post. 

¿Qué es el SEO? 

El SEO (Search Engine Optimization) es el conjunto de técnicas destinadas a optimizar páginas web de cara a posicionarse en los primeros puestos en la lista que los motores de búsqueda ofrecen al usuario cuando este realiza una búsqueda concreta. Las técnicas de posicionamiento SEO buscan posicionar tu marca en los primeros puestos de manera natural, es decir, sin que sea a través de un anuncio. 

Aunque el posicionamiento SEO no suponga pagar por publicitarse, sí que será necesario un esfuerzo por parte de la marca. Para que te hagas una idea, según North Star Inbound, el 45% de las grandes empresas y el 20% de las medianas invierten más de 20.000 dólares al mes en su posicionamiento SEO. 

Sin embargo, no es necesario ser un gurú ni gastar miles de dólares para conocer los aspectos básicos que no se te pueden pasar por alto si quieres que tu marca no pase desapercibida en los motores de búsqueda.

5 aspectos clave del posicionamiento SEO

            1. CONOCE A LOS USUARIOS DE GOOGLE

Antes de lanzarte a publicar contenido, debes conocer al público al que te diriges. Te aconsejamos centrarte en Google porque se trata del buscador favorito de los usuarios de internet. En 2020 Google abarcó cada mes en torno al 70% de las búsquedas desde escritorio en el mundo, y en torno al 90% en las búsquedas desde dispositivos móviles. 

Algunos datos que debes tener en cuenta son los siguientes: 

> El 71'33% de las búsquedas concluyen con clic en alguno de los enlaces de la primera página de resultados, y solo los cinco primeros resultados orgánicos suponen el 67’60% de los clics. 

> La segunda y tercera página se llevan el 5,59% de clics, según Zero Limit Web.

> De las distintas búsquedas que se realizan en google, solo el 3.4% acabó en clic en un anuncio de pago (los que suelen ir los primeros en la lista por encima de los resultados orgánicos). 

         2. ESTRUCTURA CORRECTAMENTE TUS CONTENIDOS 

Según un estudio realizado por SEMRush, “el 39% de los textos sin ningún tipo de estructura tienen un rendimiento bajo en términos de tráfico y engagement. Algunos de los elementos que tienes que tener en cuenta al marcar la estructura de los artículos que publicas en tu web son:

> Titular (H1) : se trata del elemento que presenta el artículo. Será el elemento que haga que el lector se quede a continuar con la lectura o que, por el contrario, la abandone enseguida. Para elegir un titular atractivo, lo aconsejable es elegir una pregunta que sea popular entre los usuarios, o presentar listas que resuelvan un problema concreto. 

Además, se recomienda que tenga entre 10 y 69 caracteres máximo. Lo ideal, según SEMRush, son los titulares de entre 10 y 13 palabras, ya que dirigen el doble de tráfico y se comparten 1,5 veces más que los titulares cortos (de menos de 10 palabras).

> Etiquetas H2 y H3 : te recomendamos no ceñir tu artículo a un solo título principal y seguir usando encabezados a medida que el usuario avanza en el contenido. Así, podrás segmentar el contenido en distintas secciones que respondan a distintas preguntas. También te ayudarán a resaltar lo importante y a facilitar al lector a dar con lo que busca. 

Además, será interesante que dentro de esta estructura incluyas elementos como fotografías y vídeos. De esa manera, la información se presentará de manera más visual y será más fácil para el lector avanzar por el artículo. 

        3. LONGITUD ÓPTIMA Y META DESCRIPCIONES

Los artículos largos, es decir, aquellos con más de 3.000 palabras suelen tener mejores resultados que los que tienen entre 900 y 1.200 palabras. Según un estudio de SEMrush los artículos largos consiguen 3 veces más tráfico y se comparten 4 veces más en redes sociales. 

Además, otro de los factores clave es el uso de meta descripciones. Una meta descripción se utiliza para describir brevemente el contenido de una página web. Se trata del pequeño párrafo que aparece debajo del título y la URL de tu página en la lista de resultados de Google. 

Para que el buscador haga visible una meta descripción, esta debe rondar entre los 140 y los 160 caracteres y será fundamental para aumentar o disminuir el número de clics a tu página. En un par de frases, debes convencer al usuario de que visite tu web, así que te recomendamos aludir a la emoción y no olvidarte de incluir palabras clave o posibles llamadas a la acción. 

         4. EQUILIBRIO ENTRE CANTIDAD Y CALIDAD

Es importante que publiques con regularidad, sí, pero no a cualquier precio. Los contenidos que ofrezcas deben ser de calidad y no deben estar enfocados únicamente al uso de etiquetas o palabras clave. 

Para triunfar con tu estrategia SEO debes generar contenido de cantidad que consiga generar interés, para convertir tu sitio web en un lugar al que acudir para resolver dudas y satisfacer necesidades. La clave es equilibrar la balanza entre cantidad y calidad. Será mejor publicar tres post a la semana que satisfagan plenamente las necesidades de los lectores, a publicar varios al día que no cumplan con sus objetivos. 

5. PLANIFICACIÓN Y OBJETIVOS 

Como en todo lo que tiene que ver con el marketing digital, es imprescindible establecer unos objetivos concretos y elaborar un plan en base a ellos. El contenido que publiques en tu web o blog debe responder a un calendario previamente elaborado. 

Ese calendario editorial deberá incluir contenidos variados enfocados a usuarios distintos con dudas u objetivos concretos y deberán estar pensados para desencadenar una acción, que puede ser, por ejemplo, rellenar un formulario, volver a tu blog para leer más post o seguir a tu marca en redes sociales. 

Ahora bien, no olvides que tu contenido debe adecuarse a la temática de tu web o blog. Será difícil posicionar un post sobre libros infantiles si se publica en un blog sobre libros y películas de terror. 

Establece tus objetivos y programa los días y horas en que subirás cada contenido. Después, analiza continuamente tus resultados para ver si vas por el buen camino. 

         6. COMUNÍCATE CON TUS LECTORES Y NO OLVIDES LAS RRSS

Recuerda que estás escribiendo para satisfacer necesidades concretas de los usuarios que visitan tu página. Por eso, permanecer pendiente de sus dudas y sugerencias puede beneficiar a tu posicionamiento en buscadores. 

Para ello, es recomendable activar los comentarios en tu blog, abrir un apartado de preguntas y respuestas, o crear un foro en el que puedan debatirse asuntos concretos relacionados con la temática que aborda tu sitio web. Por estas vías podrás averiguar cuáles son sus dudas e intereses para crear contenido en base a ello. 

Además, las redes sociales pueden convertirse en una parte fundamental dentro de tu estrategia de posicionamiento. Ser visible en plataformas como Instagram, Twitter, Facebook o Linkedin significará ser reconocido por tus potenciales clientes. Si te conocen, es más fácil que los usuarios se fíen de tu contenido y accedan a él al encontrarlo en buscadores. 

Ahora ya sabes que mejorar tu posicionamiento web en Google está al alcance de tu mano. Empieza a planificar tu estrategia en base a lo aprendido y en seguida notarás los resultados.

¡QUIERO SEO!

También te pueden interesar...

¿Cómo captar la atención de los usuarios en 10 segundos?
10 claves para posicionar mi web.
Cómo posicionarme en los 10 primeros resultados de Google