Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

Consultoría, mentoría y coaching: ¿en qué se diferencian?

Índice

Descubre qué profesional puede solucionar el problema que atraviesa tu empresa de forma más efectiva: ¿el consultor, el mentor o el coach?

Pedir ayuda es algo natural, y a menudo las marcas también necesitan la ayuda de profesionales especializados que sirvan de guía de cara a su futuro. Pero en el mundo empresarial hay varios tipos de disciplinas que pueden realizar ese trabajo, aunque de formas muy distintas.

Estamos hablando de la consultoría, la mentoría y el coaching, tres conceptos que seguramente nos suenen a todos, pero que quizá no conocemos tan bien como pensamos. Por ello, desde OCCAM analizamos en qué consiste cada uno de ellos y cuáles son sus diferencias para que puedas identificar la metodología más adecuada respecto a tu situación. ¡Empecemos!

¿Qué es una consultoría?

¿Quieres saber cómo solucionar un problema? El trabajo del consultor es encontrar una o varias soluciones posibles a un reto concreto de tu marca. De hecho, si no tienes claro cuál es exactamente el problema principal (pero sabes que algo falla), una consultoría también es útil para analizar tu situación.

Así, el consultor trabaja con datos e informes para comprobar si las acciones que estás realizando son correctas o no, por qué y qué deberías cambiar para alcanzar tus objetivos.

Cabe destacar que esta figura profesional no participa en la resolución del conflicto ni hace seguimiento, sino que plantea de forma puntual lo que debes hacer para que tu empresa se encargue de llevarlo a la práctica.

Lo normal es que una consultoría dure alrededor de una hora, aunque es una cifra orientativa. Lo importante es encontrar una solución satisfactoria al problema, y para ello debes llevar preparadas las preguntas que plantearás al consultor como representante de la empresa. De esta manera, ambos podréis optimizar el tiempo del encuentro y llegar a una conclusión lo más rápido y eficaz posible.

Debido a su corta duración, el consultor solo aborda un tema sobre el que sea experto. Por ello, podemos encontrar varios tipos de consultoría: de negocios, de ventas, de marketing, financiera, legal, etc.

¿Qué es una mentoría?

¿Quieres que te acompañen para solucionar el problema? Si en tu empresa sabéis que tenéis un reto que superar (aunque no hace falta que sepáis cuál en concreto) y queréis que alguien os guíe hasta solucionarlo, entonces necesitáis un mentor.

Este profesional se vale de su experiencia personal y profesional para identificar problemas, diseñar soluciones y ayudarte a llevarlas a cabo. Y todo ello a través de una conversación bidireccional donde tanto el cliente como el mentor debéis interactuar y hacer preguntas para llegar a un punto en común.

Se trata de un servicio que te acompañará en todos los pasos del proceso hasta llegar a la resolución. Por ello, este procedimiento es más completo que la consultoría, ya que asesora al cliente para que entienda su situación, diseña un plan de acción y participa en su puesta en marcha.

Eso sí, los mentores no ejecutan las soluciones. Ellos guían a la empresa para que pongan en práctica las decisiones tomadas en común. De esta forma, pueden comprobar que vais por buen camino.

Por otro lado, y a diferencia de la consultoría, un mentor acompaña al cliente durante un plazo medio-largo, ya que se trata de una relación más personal y duradera.

¿Qué es el coaching?

¿Quieres ser capaz de entender tu propia situación? Entonces el popular concepto de “coaching” puede ser tu mejor opción. Esta disciplina apuesta por el entrenamiento, sesiones bien estructuradas y la profesionalidad para que los clientes adquieran una nueva visión que les permita mejorar.

Y no, la mentoría no es lo mismo que el coaching, ya que este último se esfuerza por que el cliente encuentre por sí mismo las soluciones que necesita a través de sus conocimientos. Por su parte, el mentor utiliza su experiencia para ofrecer una ayuda más directa y práctica a la empresa que ha solicitado sus servicios.

De esta forma, el coaching se caracteriza por requerir atención durante un plazo corto de tiempo, utilizar técnicas de formación y plantear una relación entre coach y cliente más profesional que la mentoría. Es decir, que las interacciones las dirige el profesional, mientras el cliente adquiere un rol más pasivo y no toma el control de la conversación haciendo preguntas en ningún momento.

A modo de repaso, puedes consultar la siguiente tabla resumen con las principales diferencias entre la mentoría y el coaching:

Mentoría Coaching
Medio-largo plazo Corto plazo
Asesoramiento Formación
Relación bidireccional Relación unidireccional
Hace uso de su experiencia Obvia su experiencia
Relaciones Tareas
Da consejos No da consejos
Personal Profesional

Ahora, ¿quieres saber cuál es la disciplina que mejor se adapta a las necesidades y la situación de la empresa? Llegados a este punto del artículo, seguro que ya has identificado la metodología ideal que puede solucionar el problema que estéis atravesando. Por tanto, es el momento de tomar acción y buscar al consultor, mentor o coach con el que queráis trabajar. ¡Adelante!

Nueva llamada a la acción

También te pueden interesar...

¿Qué debo tener en cuenta para contratar mi productora audiovisual? ¿Qué debo tener en cuenta para contratar mi productora audiovisual?
¿Qué es un linkbait en marketing? ¿Qué es un linkbait en marketing?
Razones por las que comunicarte con tus clientes con vídeo marketing Razones por las que comunicarte con tus clientes con vídeo marketing