Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

302 redirect: cómo se hace y cómo ayuda al SEO de tu web

Como propietario de una web, tarde o temprano necesitarás redireccionar URLs de una página de tu web a otra. Hoy queremos hablarte de las redirecciones 302, otra forma de indicarle a Google que la URL de una página ha cambiado y que se diferencia en algunos aspectos de las redirecciones 301.

En este artículo intentaré darte una respuesta a todas estas cuestiones para que tengas un poco más claro cómo hacer redirecciones y como ayudan al SEO de tu web. 

 

Qué son las redirecciones 301 y 302

 

Una redirección es una directiva en un servidor web que le indica al servidor que al acceder un usuario a una URL A (que no existe) el servidor web debe redirigirle a la URL alternativa B. Explicado de un modo muy resumido, las redirecciones 301 y 302 son una forma de decirle al crawler de Google o a su robot de rastreo que la URL de una página web ha cambiado de manera permanente o temporal.

Se trata de hacer una especie de reenvío para que, cuando un usuario carga la URL antigua se le redirija automáticamente a la dirección URL nueva que hemos aplicado, sin que este sea apenas consciente.

 

  • Redirección 301

Cada vez que se introduce el código 301, que es un código de estado HTTP, estamos ante una redirección de tipo permanente, que se utiliza cuando la dirección URL de una página se ha modificado.

Cuando aplicamos una redirección 301 a una URL que ya está bien posicionada en los buscadores de internet, la próxima vez que el robot (o bot) de Google u otro buscador visite esa página, entenderá que la URL ya está obsoleta y la sustituirá por la nueva URL a la que apunta la redirección.

 

  • Redirección 302

Una redirección 302 es una redirección que se efectúa de forma temporal y, por lo tanto, no traspasa a la nueva URL ningún tipo de fuerza, es decir, no hereda su autoridad. Esto supone que cuando el tráfico vuelva a la URL original, es decir, cuando se elimine la redirección 302, no habrá perdido su posicionamiento en las SERPs. 

Uno de los rasgos más notables que la diferencian de una redirección 301 es que, en el caso de las redirecciones 302, no se traspasa la fuerza del SEO a la nueva URL.

¡QUIERO SEO!

Cómo se hacen 

Si tienes tu página web en WordPress hay muchos plugins gratuitos dedicados a hacer redirecciones de forma muy sencilla así que si no quieres modificar archivos y retocar códigos, sin duda es la mejor opción.

Si trabajas con HubSpot tienes que seguir la ruta Content Settings -> URL COS Mappings. Arriba a la derecha tienes que hacer click en “Add a new direct” y configurar el tipo de redirección que quieres aplicar.

Sin duda, la mejor manera de hacer una redirección 302 es mediante el archivo .htaccess, aunque solo podrás recurrir a esto si tienes servidores Apache. Además, Apache debe tener habilitado el parámetro “mod_rewrite” para poder hacer esta redirección. Suele estar activo por defecto pero si no es así, tu proveedor de hosting podrá encargarse de ello.

Necesitarás acceder a la raíz de tu instalación mediante el cliente FTP de tu elección. Recuerda que si no tienes los datos para ello se los puedes pedir de nuevo a tu proveedor de hosting sin ningún problema. Encontrarás el archivo .htaccess en la misma raíz así que no tendrás que navegar por las distintas carpetas y archivos. 

Aunque lo ideal es que abras el archivo con cualquier editor de código, también puedes hacerlo con el bloc de notas de Windows o cualquier programa que permita trabajar con texto sin formato. Eso sí, como siempre, haz una copia de seguridad del archivo antes de empezar a trabajar con él por si acaso.

 

Cómo ayudan a nuestro SEO

Como mencionamos anteriormente, las redirecciones 302, no cuentan con el traspaso de la fuerza del SEO de la página original a la nueva URL. Esto es debido a que esta redirección ha sido diseñada para utilizarse cuando existe la necesidad de redirigir contenido a una página que no será la definitiva. Así, una vez eliminada la redirección, la página original no habrá perdido su posicionamiento en los buscadores.

Utiliza el 302 sólo si estás seguro de que podrás volver a mostrar la página original en un futuro próximo. Si no estás seguro, es mejor establecer una redirección permanente 301, ya que esto evitará el contenido duplicado. ¿Por qué? Porque Google retendrá tanto el contenido antiguo como el nuevo interpretando la redirección como temporal.

Utiliza las redirecciones con cuidado, ya que Google las detecta y, según el código que utilices, indexará una página u otra. Recuerda que cuantas menos redirecciones haya en tu web, mejor.


¿Quieres saber si los enlaces rotos están perjudicando a tu SEO? Haz click aquí y descubre cómo arreglarlo.

 

Contacto Occam Agencia Digital

También te pueden interesar...

¿Cómo captar la atención de los usuarios en 10 segundos?
Cómo crear una encuesta NPS
Backlinks para SEO: ¿cómo conseguirlos?