Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

¿Qué es una campaña Push?

Una campaña push es una estrategia de marketing digital que se basa en buscar o crear una necesidad no cubierta en tu cliente para satisfacerla con tu producto o servicio. Las estrategias push también son conocidas como de “impulso” o “empuje” porque trata de conseguir que el producto llegue a los clientes a través de los diferentes canales empujándolos a la compra.

Este tipo de campañas se suelen realizar cuando se lanza un nuevo producto. Lo primero es encontrar la necesidad de tu cliente para poder cubrirla. Y a través de las diferentes estrategias y acciones, tu marca lleva al cliente a la compra del producto o servicio. 

Continua leyendo para entrar en profundidad en este tipo de estrategia de Marketing y no te pierdas los beneficios que tiene para tu negocio. 

Principales características de la campaña Push

Esta estrategia de marketing se aplica en mercados donde la competencia es muy alta y las empresas tienen que buscar una ventaja para destacar y ser atractivas para el cliente. En estas campañas se busca lanzar productos nuevos que satisfagan una necesidad en los consumidores. También es común esta estrategia en campañas temporales, como lo son la Navidad, el Black Friday o las rebajas.

Se considera una estrategia de marketing agresiva porque pretende tener un gran alcance. Suele buscar intermediarios que ayuden a este empuje, por ejemplo, usando los medios de comunicación. A través de la creación de grandes campañas digitales y anuncios, se llega a un número elevado de usuarios. En este punto se intenta enseñar las ventajas de adquirir ese producto o servicio y crear esa necesidad en el consumidor.

Los consumidores no son los que buscan el producto de manera activa, sino que tu marca lo presenta a través de hacer promoción. No solo se hace a través de la publicidad, también con el envío de correos electrónicos e incluso llamadas telefónicas.

Otros intermediarios si tenemos una empresa grande son tus distribuidores y minoristas, que con la utilización de las campañas push empujas también a estos a que colaboren con la promoción.

Poner en marcha una campaña push, como la mayoría de estrategias dentro del marketing, conlleva esfuerzo, pero ha demostrado ser muy efectiva en los mercados de alta competencia.

Pero, ¿sabes la diferencia entre estrategia push y pull?

Seguro que al leer qué es una campaña push se te ha venido a la mente la palabra pull también, y es que estas dos estrategias de marketing son fundamentales. Por lo general se suelen explicar juntas, por lo que te ponemos en contexto por si no tienes clara la diferencia.

La principal, que debes tener muy clara, es que la campaña push lleva el producto al consumidor, mientras que la estrategia pull pretende atraer al cliente hacia el producto o servicio. En definitiva, son lo contrario. 

La estrategia pull como te hemos mencionado, se basa en atraer al cliente hacia tu marca, y esto se hace por medio de la creación de contenido de calidad, ofreciéndoles valor. Estas estrategias funcionan muy bien con marcas o productos consolidados en el mercado, que no necesitan “empujar” al consumidor a la compra, ya que el cliente ya lo conoce y está interesado en tu empresa. Es una estrategia de atracción.

En cambio las campañas push sí que buscan ese empuje para ganarse al consumidor y conseguir llevar tu producto hacia él. Por eso esta estrategia se suele usar, por lo general, en productos nuevos y con una alta demanda.

Beneficios y desventajas de las campañas push

La principal ventaja de esta estrategia es que no requiere excesiva preparación, pero esto no significa que no tengas que tener unas estrategias bien definidas de cómo lograr la atención del consumidor para conseguir su interés en tu marca. Además, suele conseguir resultados de forma rápida con un alcance al público amplio, por esa razón son campañas baratas.

Su desventaja más significativa es que puede ser considerada una práctica demasiado intrusiva, es decir, que puede ser molesta para el consumidor. Por eso, y como hemos mencionado, se usa en periodos determinados a lo largo del año, como son las campañas puntuales.

Algunos ejemplos de estrategias push

Este primero te lo hemos mencionado anteriormente, porque es muy sencillo de entender, y son los anuncios de televisión, radio y ahora, también los de redes sociales. Estos anuncios interrumpen al público para mostrar un producto o dar a conocer una marca.

El siguiente ejemplo seguro que lo conoces pero no sabías que era un tipo de campaña push y son las llamadas telefónicas. Esas llamadas que sueles recibir por parte de compañías de seguro, eléctricas o telefónicas para recibir ofertas pertenecen a este tipo de estrategias de marketing. “Empujan” al cliente a adquirir esa oferta exclusiva y temporal antes de que se agote.

Promocionarse en Ferias o congresos es otra manera de hacer campañas push. En este tipo de eventos puedes ofrecer descuentos importantes, ofertas exclusivas y oportunidades únicas que fuera no se van a dar, con lo que conduces al consumidor a comprar tu producto o servicio.

Esto son solo algunos ejemplo de campañas push, pero como todas las estrategias del marketing se pueden aplicar a diferentes industrias y sectores.

En resumen, una campaña push busca llevar el producto al consumidor a través de la promoción. Para llevar a cabo este proceso suele hacer uso de intermediarios para ayudar a este lanzamiento de producto o servicio. Y por último, su principal acción es identificar la necesidad que tienen los consumidores para poder satisfacerla con tu marca.

Esperamos que hayas entendido de qué tratan las campañas push y te haya servido de ayuda. ¡Deseamos que vuelvas para leer más post sobre marketing!

Contacta con nosotros

También te pueden interesar...

Recursos para una estrategia de Inbound Marketing efectiva
¿Qué ventajas obtengo del Marketing Digital?
Consejos para usar los social media en tu estrategia de Inbound