Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

¿Cómo usar los colores en marketing para generar emociones?

Antes de entrar a la parte de cómo usar los colores en marketing, pensemos en el concepto de color. Puede que la pregunta suene un poco básica, pero ¿qué es un color? Es un atributo que percibimos de los objetos cuando hay luz. Siendo un poco más específicos, el color es la impresión que producen en la retina los rayos de luz reflejados y absorbidos por un cuerpo u objeto. Ahora bien, cada vez que subes una foto a Instagram tienes la opción de editarla y dentro de esta opción aparecen otras tres que puedes graduar según tus preferencias: brillo, tono y saturación. Estas últimas son las tres propiedades que posee el color. 

 

El brillo es la cantidad de luz reflejada por una superficie en comparación con otra superficie blanca que recibe la misma luminosidad. El tono es la propiedad que diferencia un color de otro y también se le conoce como matiz. La saturación es la intensidad, es decir, la claridad u oscuridad de un color, o sea se puede ajustar a negro o a blanco. 

Bueno, ahora que ya conoces un poco más sobre el color y sus propiedades, te queremos contar un dato interesante. En una encuesta realizada a 2000 hombres y mujeres con edades entre los 14 y 97 años, se mostró que todos relacionaron los colores a sentimientos o cualidades. Según esta investigación los colores más y menos apreciados son el azul con 45%, verde con 15%, rojo con 12%, negro con 10%, amarillo con 6%, violeta con 3%, naranja con 3%, blanco con 2%, rosa con 2%, marrón con 1 % y otros con 1%. 

¿Cómo usar los colores en función de las emociones? 

Partamos de la siguiente premisa: la publicidad es visual. Las personas se fijan en todo aquello que les resulte visualmente atractivo. Ya saben ¡todo entra por los ojos! Pero en el fondo, cada color carga un mensaje, un significado que transmite sensaciones que a su vez producen emociones en las personas ¿Alguna vez te has preguntado si los colores del logo de Coca-Cola tienen una razón de ser o es que simplemente se les ocurrió o si los colores del logo de KFC intentan transmitir un mensaje? Lo cierto es que todo tiene una razón de ser en el mundo del marketing. 

No solo el diseño es importante para atraer al público, lo son también los colores y las proporciones en las que estos se utilizan. Al emplear un marketing de colores efectivo, las marcas pueden no solo enviar mensajes, sino que pueden crear emociones. Por ejemplo, el mensaje de Coca-Cola es la felicidad. Al comprarla, no solo estás pensando en ella como una bebida, sino que estás pensando en felicidad y esto puede cambiar tu estado de ánimo en segundos. 

Antes de explicarte cómo usar los colores en marketing, es importante saber que los colores se dividen en 3 categorías: primarios, secundarios y terciarios. En la escuela nos enseñaron que los colores primarios son aquellos que no se pueden conseguir al mezclar otros colores y son el rojo, el azul y el amarillo. Los secundarios son aquellos que nacen de la mezcla de los colores primarios y son el violeta, el verde y el naranja. Finalmente, los terciarios son aquellos que se forman al mezclar un primario con un secundario dando lugar a una gama de tonos.

¿Qué significados y emociones producen los colores en marketing?

A continuación, te contaremos un poco acerca de las emociones que producen y los mensajes que transmiten los colores primarios: 

  • Azul

Es el color preferido. El azul es el color de la simpatía, la armonía y la fidelidad a pesar de ser frío y distante. Es un color asociado a las virtudes espirituales. Existen 111 tonos de azul. Si bien el azul es el color de la lejanía, es también el color de la fidelidad. Esto último suena contradictorio ¿verdad?, pero la fidelidad tiene que ver con la lejanía, ya que hay que mantenerse alejado para no ser infiel. 

Por ejemplo, en inglés, el azul aparece especialmente ligado a la fidelidad en la frase “true blue” (fiel hasta los huesos), representa la unión sólida de color y sentimiento. Asimismo, el rito nupcial inglés “something old” exige como ajuar de toda novia “Algo antiguo, algo nuevo, algo prestado, algo azul”. 

Por eso en la boda de Carlos y Diana se observó este ritual en la diadema prestada de los Spencer y en los pendientes, que pertenecían a su madre. Así que, si buscas transmitir calma y confianza, el azul es el indicado para tu marca. Sin embargo, en tonos más oscuros representa elegancia y frescura.

  • Rojo

El color de todas las pasiones, desde el amor hasta el odio. Es el color de los reyes y del consumismo, de la alegría y del peligro. Existen 105 tonos de rojo. Simboliza el fuego, la sangre y la vida, la agresividad, la guerra y el control. 

Ahora, para explicar un poco cómo usar los colores en marketing, es importante el tema de las combinaciones, ya que este color tiene un efecto completamente distinto si se combina con otros colores. Por ejemplo, el rojo combinado con rosa transmite inocencia, combinado con violeta es seductor, pero junto al negro se torna agresivo y violento. Presta atención a lo que quieres transmitir con los colores de tu marca. 

El rojo es un color omnipresente en la publicidad. En marketing significa poder, atracción y logra que la atención del público quede fijada. Un tono más claro generará entusiasmo, como en el caso de Coca Cola. Sus campañas publicitarias son alegres, excitantes y al mismo tiempo transmiten confianza. Usar este color en el momento justo despierta sentimientos positivos y son buenos para la marca. Además, el rojo es estimulante y se le asocia a estar activo, aumenta la frecuencia cardiaca y estimula el apetito. Por ello, algunas cadenas de comida rápida como KFC o McDonald 's los llevan en sus logos. 

  • Amarillo

El color más contradictorio, ya que es el color de la alegría, la diversión, del entendimiento y de la traición. El amarillo del oro, pero también del azufre. Existen 115 tonos de amarillo. El 6% de las mujeres y hombres prefieren este color. Este color está presente en experiencias y símbolos relacionados con el sol, la luz y el oro. Pero ¿por qué a tan pocas personas les gusta? Este color es muy inestable, ya que una pizca de rojo lo convierte en naranja y una de azul en verde, una de negro lo ensucia y desaparece. 

La envidia es amarilla, los celos son amarillos, la avaricia es amarilla. Asimismo, la irritabilidad y enojo están ligados a la presencia de la bilis que, curiosamente es amarilla, bueno más bien un amarillo verdoso. En algunos países, la expresión “no hagas bilis” es muy usada para decir “no te enfades”, por ejemplo. 

Por otro lado, es un color arriesgado, llamativo y brillante. Los niños se sienten atraídos por este color, ya que es muy luminoso y transmite felicidad. Definitivamente, este color destaca por donde quiera que se le mire. Por ello, marcas como NERF o HOT WHEELS, fabricantes de juguetes para niños, lo llevan en sus logos.  

Gracias a algunas investigaciones, se ha probado que los consumidores se hacen una idea y opinión de la marca o producto en menos de 90 segundos desde su primer contacto con ellos y entre el 62% y el 90% de esta interacción está basada en el color del producto. Otras dicen que el 82% de los consumidores escogen un producto por el color. Lo cierto es que el color puede incrementar el reconocimiento de tu marca hasta en un 80%. Por eso, no te apresures y tómate el tiempo necesario para evaluar qué quieres transmitir con tu marca antes de escoger un color solo porque te gusta mucho. Y recuerda: Las personas no solo quieren consumir, sino que quieren emocionarse. Piensa en esto para dar con el color perfecto para tu marca. 

 

Contacta con nosotros

 

 

También te pueden interesar...

¿Cuáles son las reglas de una estrategia de marketing de contenidos?
¿Cómo ha cambiado el uso del vídeo en las empresas españolas?
Así se comporta el consumidor actual