Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

¿Cómo utilizar la psicología inversa en tu estrategia de marketing?

Está claro que buscar la mejor manera de tener éxito con tus campañas de marketing a veces es una tarea difícil. Por ello, en marketing digital se recurre al uso de otras técnicas para ayudar a cumplir los objetivos.

En este post te contaremos qué es la psicología inversa y cómo utilizarla para tus estrategias de marketing. ¡Continua leyendo para no perderte nada!

¿Qué es la psicología inversa?

La psicología inversa es el conjunto de técnicas que consiste en defender y apoyar una conducta opuesta a la que queremos promover en realidad, con la finalidad de que aplicar ese enfoque implicará que el sujeto actué como realmente se desea. Es decir, en palabras más sencillas, es sugerir hacer (o no hacer) lo contrario a lo que realmente quieres que haga esa persona.

La psicología inversa tiene mucho éxito y funciona muy bien en el mundo del marketing y la publicidad. Ya que desafías al público a realizar una acción contraria a la que en verdad buscas, consiguiendo captar su atención, que es justamente lo que se quiere.

Tanto en marketing como en la publicidad es más efectivo desafiar al público que simplemente pedirles que lo hagan, por eso funciona tan bien.

¿Cómo funciona la psicología inversa en marketing?

Como te hemos mencionado anteriormente, la gente suele hacer lo contrario a lo que se les pide, por pura rebeldía o por que se ven con la libertad de decidir no hacerlo. Funciona muy bien porque al creer que se le está imponiendo una acción, se sienten con menos libertad, por lo que deciden hacer lo opuesto.

En psicología a esto de llevar la contraria se le llama “reactancia psicológica”, que es la preferencia de las personas a hacer lo contrario y “romper” con las normas.

Es justamente este hecho por el que funciona tan bien en el terreno del marketing. Cuando generas un desafío o una prohibición al público lo que estás buscando, en realidad, es que lo haga. Un ejemplo muy sencillo es con un cartel en una tienda que diga “No entres aquí”, pero lo que buscas es que los usurarios lo vean, acepten el desafío y entren en la tienda. Generas expectativa, llamas la curiosidad y la atención del cliente potencial, le persuades a que rompa esas reglas. Por eso la psicología inversa no es más que una técnica de persuasión.

¿Cómo aplicarla en tu estrategia de marketing?

Ahora que ya tienes claro qué es la psicología inversa, cómo funciona y cómo se usa en el marketing, nos centramos en cómo puedes aplicarla en tus estrategias.

Aplicada a tu estrategia de marketing de contenidos, donde puedes redactar los títulos de tus textos usando esta psicología. Por ejemplo, utiliza una prohibición “No leas esto si quieres…” o “Cuidado con lo que lees…”. Llamas la atención del usuario, a quien le pica el gusanillo por saber que hay tras ese titular.

En el mundo del marketing, como bien sabes, una imagen vale más que mil palabras, por lo que usar una fotografía contradictoria para captar la atención del público es muy habitual.

Utilizar la psicología inversa en tus call to action o CTA también es una técnica habitual. Como bien sabes, las CTA están ahí para incitar al usuario a hacer una acción dentro de tu sitio web, pues que mejor manera de desafiarle a hacerlo para que tenga aún más ganas. Un ejemplo sería “Te atreves a…” “¿Estás seguro de que…? Porque como te hemos mencionado en los dos puntos anteriores, no hay mejor técnica que proponerle un reto y provocar al usuario.

Otra manera de aplicar esta rama de la psicología dentro de tu estrategia de marketing es la de bloquear contenidos dentro de tu web. Te estarás preguntando cómo hacer esto, y es más sencillo de lo que piensas. Si buscas conseguir más suscriptores o que se apunten a tu newsletter, puedes usar esta estrategia con ejemplos como: “El acceso al contenido exclusivo es sólo para suscriptores” o “Si quieres descubrir el contenido protegido comparte esto en tus redes sociales”. Así conseguirás que el usuario se sienta exclusivo, y accederá a hacer esa acción.

Peligros del uso de la psicología inversa

Como cualquier otra técnica, puede ser muy efectiva pero haciendo un uso correcto de ella. Porque recuerda, sigue siendo una estrategia de persuasión y se tiene que usar con cabeza.

  • Puedes dañar la confianza y las relación con tus clientes
  • Ten cuidado con el mensaje que das y el lenguaje que utilizas, o los usuarios pueden sentirse mal y generar emociones negativas hacia tu marca.
  • No abuses de esta técnica, pueden asociarte con mensajes negativos
  • Puedes sonar repetitivo, y nadie quiere lo mismo una y otra vez.
  • Evita ser demasiado obvio. Intenta ser sutil o el usuario pillará tus intenciones desde el principio.

A lo largo del post has podido comprobar los beneficios que te puede traer aplicar la psicología inversa en tus estrategias de marketing. Pero antes de todo, recuerda que debes conocer muy bien a tu público objetivo. Si no sabes cómo se comportan tus futuros clientes, no podrás adecuar tus estrategias hacia ellos. Por ello te recomendamos que realices una investigación de tu público y crees los perfiles de buyer persona que sean necesarios.

Te animamos a que pruebes por ti mismo esta técnica y veas las reacciones que provocan en tus clientes.

¡Esperamos que hayas disfrutado de esta lectura!

Contacta con nosotros

También te pueden interesar...

Optimiza el contenido de tu empresa tecnológica y consigue tráfico Optimiza el contenido de tu empresa tecnológica y consigue tráfico
¿Ya conoces el papel del storytelling en el vídeo marketing? ¿Ya conoces el papel del storytelling en el vídeo marketing?
Guía para principiantes de Inbound Marketing Guía para principiantes de Inbound Marketing