Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

Cómo desarrollar smart contracts con Occam

Puede que ya te hayas dado cuenta y que por eso estés aquí: el smart contract es una tecnología con mucha historia y potencial. 

Su origen se remonta a la década de los noventa, cuando se desarrollaron los primeros prototipos de este tipo de contratos. Sin embargo, no fue hasta 2014 cuando el término se popularizó a raíz del éxito de la plataforma de contratación distribuida Ethereum. 

Desde entonces, los contratos inteligentes se han utilizado en una variedad de aplicaciones, desde el comercio de criptomonedas hasta la gestión de activos.

Ahora bien, el problema de las primeras veces es que dan miedo. O bien no sabes por dónde empezar a desarrollar tu contrato o bien no te atreves a dar el primer paso. Pero en este artículo, desvelaremos cómo desarrollar un smart contract desde cero con Occam.

Ahora, es tu turno.

Recordatorio: ¿Qué es un smart contract? 

Un smart contract es un acuerdo digital que se ejecuta de forma automática y segura. Conocido también como contrato de código abierto, el smart contract permite a las partes interactuar de forma segura y transparente, sin la necesidad de un intermediario. Pero hay más, también puede almacenar información, enviar y recibir fondos, y realizar otras operaciones.

¡Sigue leyendo para conocer más información!

Cómo desarrollar smart contracts con Occam

Cómo son los contratos inteligentes: las características

Detrás de las funcionalidades de los smart contracts hay una amplia lista de características que las hacen posibles. Así que, presta mucha atención:

  • Ejecución automática. Una vez que se cumplen las condiciones preestablecidas en el contrato, este se ejecuta de forma automática. Son programas autoejecutables en la cadena de bloques.
  • Interactividad. Permiten a las partes interactuar entre sí de forma segura y transparente, sin la necesidad de un intermediario. También pueden interactuar con otros smart contracts.
  • Automatización. Pueden automatizar el flujo de información y el cumplimiento de las obligaciones contractuales.
  • Inmutabilidad. Una vez que se han establecido, no pueden ser modificados, ni eliminados.
  • Transparencia. Todas las partes involucradas pueden ver el código y los datos del contrato inteligente.

Además, pueden ser utilizados para crear nuevos tipos de aplicaciones descentralizadas, como las DApps. Conoce todos los detalles del desarrollo de contratos inteligentes en el siguiente apartado. 

4 pasos clave para desarrollar un smart contract en Occam

¿Sabes por dónde empezar a desarrollar un smart contract? Apostamos a que no. De hecho, nos arriesgamos a afirmar que muchos de los conceptos relacionados con este proceso bailan en tu memoria: blockchain, código del contrato, ejecución automática… 

Los siguientes pasos disiparán tus dudas:

  1. Planificación del contrato inteligente. ¿Qué quieres que te facilite su creación? ¿Qué problemas necesitas resolver?
  2. Definición del código del contrato. Son reglas y condiciones que se han establecido para un contrato y que se ejecutan de forma automática. El código del contrato inteligente se escribe en un lenguaje de programación especializado y se almacena en la cadena de bloques o blockchain.
  3. Pruebas del contrato inteligente. Se realizan para asegurarse de que el código se comporta de la manera esperada. Esto incluye comprobar la lógica del contrato y asegurarse de que no hay errores de codificación. También se comprueba la seguridad del smart contract para asegurarse de que no se puede utilizar de forma incorrecta o para fines maliciosos.
  4. Compilación y despliegue en la cadena de bloques. Por un lado, la compilación de un contrato inteligente es el proceso de traducir el código en un formato que pueda ser leído y ejecutado por una cadena de bloques. Por otro lado, el despliegue es el proceso de publicar el código compilado de un contrato en la cadena de bloques para que pueda ser accedido y utilizado por otros participantes de la cadena de bloques.

El smart contract debe ser construido con el lenguaje adecuado. Por ejemplo, con Solidity, que se diferencia de JavaScript en elementos puntuales, como el requisito de punto y coma o las funciones de hash.

Recuerda que si vas a desarrollar tu primer contrato con Ethereum, lo más recomendable es utilizar el entorno de desarrollo remix.solidity.org.

Cómo desarrollar smart contracts con Occam

Integración de Solidity con JavaScript, ¿un proceso complejo?

¿Sabías que Solidity es un lenguaje de programación de contratos inteligentes desarrollado por Ethereum? Fue creado con el objetivo de simplificar el desarrollo de aplicaciones descentralizadas sobre su cadena de bloques. Este lenguaje  permite a los desarrolladores crear smart contracts que se ejecutan en la red Ethereum. De esta forma, los contratos pueden utilizarse para implementar todo tipo de aplicaciones descentralizadas: criptomonedas, sistemas de votación, mercados de predicción, etc.

En general, la parte más complicada de trabajar con el lenguaje Solidity está en su integración con JavaScript, dado que no es un lenguaje de programación fácil de integrar. Es complejo y requiere una gran cantidad de conocimientos técnicos. 

Sin embargo, con el apoyo de un equipo profesional, todo es posible. 

Occam te ayuda a desarrollar tu smart contract

Somos tu equipo de desarrollo blockchain y creación de contratos inteligentes. El primer paso necesario para desarrollar un smart contract cuando no dispones del conocimiento necesario es apoyarse en expertos o solicitar una consultoría.

Si has llegado hasta aquí, probablemente te hayas percatado del potencial de la tecnología blockchain, pero ¿por dónde vas a empezar? ¿Qué aspectos debes de tener en cuenta? ¿Qué condiciones debe cumplir tu contrato inteligente?

Todo depende de las necesidades, las circunstancias y los objetivos que tengas en mente. En Occam, te escuchamos, comprendemos tus necesidades y nos ponemos manos a la obra.

Sabemos que los smart contracts son el futuro. Porque ofrecen numerosas ventajas con respecto a los contratos convencionales: eliminación de intermediarios, mayor seguridad, mayor transparencia, reducción de costes, mayor eficiencia, etcétera.

En definitiva, las posibilidades de los contratos inteligentes son infinitas:

  • Contratos de compraventa para automatizar el envío de un producto a un comprador una vez se haya confirmado el pago.
  • Contratos de servicio para automatizar el pago a un proveedor cuando se ha completado el trabajo.
  • Contratos de alquiler que automatizan el pago y el envío de un recordatorio al inquilino cuando se confirma el pago.
  • Contratos de préstamo capaces de automatizar el pago de intereses y el envío de recordatorios.
  • Contratos de seguro para automatizar el pago de las primas.
  • Contratos para controlar la venta de entradas de conciertos y evitar la reventa y la producción de pases falsos.

Como ves, las posibilidades de los contratos inteligentes son múltiples. Cualquiera que sea tu objetivo, recuerda que el smart contract es una tecnología que se utiliza para permitir que las partes de un contrato se comuniquen y cumplan con sus obligaciones de manera automatizada. 

Esto puede simplificar y hacer más eficientes los contratos, ya que las partes no necesitan monitorear o recordar constantemente las obligaciones que tienen.

¿Tienes una idea en mente y no sabes por dónde empezar a desarrollarla? Contacta con Occam sin compromiso, podemos ayudarte a despejar tus dudas y crear tu proyecto desde cero.

Contacta con nosotros

También te pueden interesar...

5 Consejos para desarrollar tu Storytelling
¿En qué consiste un tour virtual?
¿Qué son las notificaciones push y cómo mejoran mi tasa de conversión?