Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

¿Qué es la productividad laboral y cómo se mide?

Índice

La productividad laboral es uno de los principales indicadores a la hora de determinar el correcto funcionamiento de una empresa. Es un aspecto indispensable en todo negocio, y conocer cómo medirla es esencial para conocer las debilidades de la organización. Sin embargo, en muchas ocasiones se habla de este concepto sin entender completamente de qué se trata. Quédate para saber qué es la productividad laboral y cómo se mide.

 

 

¿Qué es la productividad laboral?

La productividad laboral es la eficiencia con la que los trabajadores completan tareas o generan productos en un período específico empleando recursos determinados. Este concepto se basa en la ejecución de tareas y en la gestión eficaz de recursos y comunicación dentro de una empresa. Implica aumentar la producción utilizando el menor número de recursos y de tiempo posible.

Para mejorar la productividad laboral son claves aspectos como la comprensión de metas, el ambiente laboral cómodo y la comunicación efectiva. Además, se debe entender cómo se relaciona la producción con los recursos empleados. 

Mejorar la productividad involucra planificación, organización, delegación, motivación del equipo y la implementación de herramientas tecnológicas. El aumento de la productividad beneficia a la empresa y mejora la calidad de vida de los empleados al reducir la presión laboral y permitir un equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

 

¿Por qué es importante medir la productividad laboral?

La productividad laboral es fundamental para el buen funcionamiento y el crecimiento sostenible de una empresa. Medirla es esencial por múltiples razones. 

Por un lado, ofrece una comprensión detallada de la empresa y sus empleados. De esta forma permite identificar áreas de éxito y oportunidades de mejora para aumentar la eficiencia. Además, mide cómo de efectivas son las estrategias utilizadas y permite realizar los cambios necesarios.

Por otro lado, permite la planificación de procesos, el establecimiento de objetivos y la anticipación a posibles problemas. Detecta posibles problemas para que la empresa pueda tomar decisiones más informadas y resolver esos problemas a tiempo.

Asimismo, la productividad laboral está ligada al bienestar laboral. Datos como el impacto de la felicidad laboral en la productividad resaltan la importancia de un entorno de trabajo positivo. 

La importancia de la medición de la productividad laboral reside en que ofrece numerosos beneficios. Optimiza la eficiencia y agilidad al simplificar tareas, lo que reduce costos y desperdicios, fomentando así la sostenibilidad. Esto resulta en una producción más económica, precios competitivos y mayor capacidad de inversión. También permite contratar y retener talento.

En resumen, medir la productividad laboral fortalece la rentabilidad, competitividad y sostenibilidad de una empresa, al mismo tiempo que promueve un ambiente laboral más productivo y eficiente.

 

4 claves para medir la productividad laboral

Realizar una buena medición de la productividad laboral es clave para evaluar el rendimiento y para que la empresa maximice su rentabilidad. Estas son algunas claves para saber cómo medir la productividad laboral.

1. Establecer un criterio numérico

Determinar el criterio numérico para medir la productividad laboral implica emplear las mismas unidades en todo el proceso. Para una medición precisa, es necesario elegir unidades de medida coherentes, como horas, objetivos o ventas, y mantener su consistencia. 

Establecer parámetros equivalentes garantiza una evaluación justa y efectiva del rendimiento laboral, evitando distorsiones por variaciones en las condiciones laborales. Para llevar un registro acertado y seguro, puede ser beneficioso implementar un software de gestión como Dayfice. De esta forma se pueden automatizar procesos como el registro de horas o de tareas realizadas.

2. Tener en cuenta cantidad y calidad del trabajo

Realizar una buena medición de la productividad laboral implica no solo utilizar datos cuantitativos, sino también considerar los aspectos cualitativos. Esto implica evaluar los resultados provenientes de acciones específicas, como programas de formación, estrategias de motivación y el entorno laboral. 

Los indicadores cuantitativos ofrecen números concretos, mientras que los cualitativos brindan una perspectiva más amplia sobre el impacto de acciones específicas en el rendimiento. Esta combinación proporciona una visión más completa y precisa del desempeño laboral. Se debe considerar tanto la cantidad como la calidad de las tareas realizadas en el contexto de estrategias y acciones implementadas.

3. Definir una base temporal

El estudio de la productividad laboral debe estar claramente definido. Es esencial determinar el marco temporal en el que se llevarán a cabo estas mediciones, ya sea en días, meses o años. 

Los análisis en periodos cortos suelen proporcionar información más detallada, aunque valorar los datos puede ser más complejo. Sin embargo, establecer los mismos parámetros en el mediano y largo plazo ofrece una perspectiva ampliada. La elección del periodo de tiempo para medir la productividad dependerá de la finalidad del análisis. 

Por otro lado, se deben evitar comparaciones injustas, como evaluar el desempeño de un empleado en un periodo laboral con otro donde trabajó más horas debido a circunstancias excepcionales. Comparar la productividad de un empleado que trabajó 30 horas semanales con otro a jornada completa no proporcionará resultados precisos.

4. Usar la fórmula de la productividad

Medir la productividad implica utilizar las matemáticas con la siguiente fórmula:

Productividad laboral = Bienes o servicios producidos / Recursos utilizados

Esta fórmula mide la eficiencia de la producción, determinando cuántos bienes o servicios se generan en relación con los recursos empleados. Proporciona una manera clara y directa de evaluar la relación entre la producción y los recursos invertidos. Así permite comprender mejor la eficiencia del trabajo realizado en función de los recursos empleados.

Para medir la productividad, además de seguir las claves anteriores, se deben tener en cuenta otros factores. Por ejemplo, en ciertas ocasiones, algunos productos podrían no cumplir con los estándares de calidad establecidos, lo que debe reflejarse al emplear esta fórmula de productividad. 

Además, al evaluar los recursos utilizados, se deben considerar los costes relacionados con la maquinaria, el alquiler, y la cantidad de empleados implicados en la producción o prestación de servicios, así como las horas dedicadas por cada uno. Cada empresa posee sus particularidades. Es esencial recordar el impacto del entorno laboral y de las diversas variables cualitativas en el proceso de trabajo.



En conclusión, la productividad laboral es esencial en cualquier empresa. Comprender su medición es clave para identificar las debilidades y mejorar la eficiencia. Medir la productividad permite planificar, corregir deficiencias y anticipar problemas. Por todo esto, es esencial entender qué es y cómo medir la productividad laboral.

Si todavía tienes dudas al respecto, puedes contactar con los expertos de Occam Agencia Digital para que puedan responder tus preguntas.

Dayfice Software recursos humanos

También te pueden interesar...

¿En qué era nacen las aplicaciones de las empresas? ¿En qué era nacen las aplicaciones de las empresas?
¿Cuáles son las labores de un coolhunter o cazador de tendencias? ¿Cuáles son las labores de un coolhunter o cazador de tendencias?
7 errores habituales en la evaluación de desempeño laboral 7 errores habituales en la evaluación de desempeño laboral