Las Nuevas Tecnologías tienen hoy una importante presencia en nuestra vida, hasta el punto de que en los países desarrollados resulta difícil imaginar cómo sería la vida sin ellas.

Es por esto que, hoy en día, no es ninguna sorpresa que las nuevas generaciones hayan crecido más próximos a la tecnología que las anteriores. Por lo que el hecho de que los jóvenes hagan uso de estos avances tecnológicos a una edad cada vez más temprana no debería resultarnos extraño.

El sinfín de programas y aplicaciones tecnológicas que nos abordan día tras día afectan ya no solamente a los adultos, sino a los menores.

Por primera vez en la historia, una nueva generación conoce mucho mejor el medio que sus progenitores; por eso surge la necesidad en ellos de aprender, ya que sienten que carecen de formación en lo que se refiere a las nuevas tecnologías.

Para los niños, este contacto tan cercano con las innovaciones tecnológicas puede suponer ventajas en ciertos aspectos, ya que se prevé que las nuevas generaciones estarán muy preparadas en este ámbito de cara al futuro.

 

Sin embargo, las nuevas tecnologías afectan a los menores a nivel psicológico, social y académico. A veces incluso son causa principal de conflictos familiares debido al aislamiento y la adicción que puede suponer para los niños actualmente.  Pero no todo son inconvenientes, todo depende en gran medida del uso que los menores le den a las redes sociales (Facebook, Snapchat, Instagram…) ,Whatsapp, YouTube, Internet , el móvil, la tablet, los videojuegos, etc. Porque es cierto que pueden distanciar o aislar, pero también nos unen y no dejan de ser herramientas con innegables beneficios y tan instauradas en la vida cotidiana que lo importante es no negarlas, sino saber hacer un uso adecuado de ellas.

Resultado de imagen de hijos enseñan padres tecnologías

Para que este uso sea adecuado, es muy importante el papel de los padres a la hora de intervenir en el caso de que suponga algún problema para sus hijos la utilización excesiva de la tecnología.

 

CUÁNDO HAY QUE PREOCUPARSE?

Un padre debe empezar a preocuparse sobre el abuso de herramientas tecnológicas por parte de menores de edad cuando se usan para todo y en todo lugar; en el colegio, en casa e incluso en situaciones en las que no deberían (como a la hora de comer en familia). Esa es la primera señal de advertencia. El abuso.

Existe por tanto la llamada adicción a la tecnología, a Internet, al móvil y a los videojuegos. (gratificación inmediata, dopamina… ). Consecuencias de estas adicciones son el no saber manejar el tiempo; necesitar cada vez más del uso de estas tecnologías; o incluso el síndrome de abstinencia,  ponerse ansioso, agresivo o depresivo si se le niega el acceso.

 

ESTADÍSTICAS:

A continuación, os mostramos algunas estadísticas sobre el tema que os pueden interesar:

La nomofobia, aunque se usa como sinónimo de “adicción a los móviles”, realmente implica un miedo irracional a salir de casa sin nuestro teléfono. El término es una abreviatura inglesa de “No-mobile-phone phobia” o “miedo a estar sin el móvil”.

El 96% de los españoles tiene móvil (muchos más que en grandes países como Estados Unidos, China o Francia); entre ellos, más del 26% tiene incluso dos móviles y un pequeño pero curioso porcentaje del 2% de la población tiene hasta 3 móviles.

 En total, según datos de 2016, los smartphones son los dispositivos más usados para acceder a Internet con un 93,9% de uso, las tablet destacan con un 59% y los televisores han llegado al 26,1%.

Los adolescentes, claro está, son los más propensos a sufrir esta adicción al móvil. Debemos ser todos conscientes de la sociedad hiperconectada en la que vivimos actualmente, dominada por las redes sociales, donde continuamente recibimos notificaciones de una aplicación u otra. Una sociedad donde la comprobación constante de los mensajes es algo diario. La preocupación aumenta, más si cabe, teniendo en cuenta que en 2015 hasta el 98% de los adolescentes de entre 10 a 14 años ya poseían un móvil de última generación con conexión a Internet.

 

USO, ABUSO Y ADICCIÓN:

Empieza a haber indicios de empleo inadecuado cuando el incremento del uso produce una interferencia grave en la vida cotidiana y el niño o adolescente pierde interés por otras actividades, para sumergirse de lleno en las Nuevas Tecnologías en detrimento de cualquier otra actividad. Como consecuencia, comienzan los conflictos con los padres y la negación, por parte del adolescente, de la existencia de un problema, al tiempo que pueden aparecer las mentiras y las manipulaciones para dedicar más tiempo al ordenador, la consola o el móvil.

El joven ya no usará las Nuevas Tecnologías para pasarlo bien sino para aliviar el malestar que le supone no utilizarlas y, muchos reconocen que lo hacen para escapar de la realidad.

¿Acaso hay algo más bonito que la realidad cuando uno es niño?

Resultado de imagen de tecnologia niños

 

Al final, como en toda adicción, surge el síndrome de abstinencia que lleva a un profundo malestar emocional (estado de ánimo disfórico, insomnio, irritabilidad, inquietud psicomotriz, etc.).Es por eso que el entorno familiar es tan importante, porque la familia tiene, ante cualquier problema, el potencial de prevenir. El papel de los padres, aunque debe combinarse con el de los centros educativos y de otras instituciones, es fundamental.

 

REDES SOCIALES:

Los menores de hoy son los llamados nativos digitales ya que, las Nuevas Tecnologías han estado presentes en sus vidas desde que nacieron. Han crecido con esta realidad, y por eso Internet es una herramienta que manejan de manera natural y ágil. El acceso a Internet se produce a edades cada vez más tempranas y con mayor frecuencia.

El auge de las redes sociales ha calado hondo entre los menores, de hecho algunas de las más populares están pensadas y diseñadas expresamente para ellos y en la actualidad cuentan con millones de usuarios registrados. Ya hemos hablado de Instagram o Snapchat, favoritas de los más jóvenes.

Internet y las redes sociales, como cualquier herramienta, máxime cuando su potencial es tan extraordinario, depende del uso que se haga de ella el que se convierta en algo positivo o en algo pernicioso y nocivo.

 

RIESGOS:

 El ciberbullying o acoso escolar a través de Internet suele tener su origen, en numerosas ocasiones, en las redes sociales.

Comentarios ofensivos en foros, mensajes amenazantes, robo de contraseñas, aparición en las redes de imágenes comprometidas de la persona acosada, creación de perfiles falsos con los datos de la víctima, difusión de falsos rumores sobre el acosado, entre otras cosas.

Los adolescentes no siempre valoran el daño que pueden causar a un amigo o compañero. Se escudan tras el falso anonimato que ofrece Internet y en la aparente falta de normas. Por este motivo, es muy importante hacerles ver que en Internet, al igual que en la vida real, deben tener en cuenta unas normas básicas de respeto hacia el resto de usuarios.

 

OFICINA DE SEGURIDAD INTERNAUTA:

Como muchos adultos pueden asustarse ante la brecha digital, el estar al nivel informático de sus hijos, nuestra recomendación es que conozcan la OSI, u Oficina de Seguridad del Internauta que proporciona la información y el soporte necesarios para evitar y resolver los problemas de seguridad que pueden existir al navegar por Internet.

La OSI ayuda a reforzar la confianza en el ámbito digital a través de la formación en materia de ciberseguridad. Un portal en el que dar con herramientas que nos permiten a navegar más seguro a nosotros y a nuestra familia, con una sección especial dedicada a los menores.

Además, tienen un centro de atención telefónica (901 111 121) donde atienden consultas y problemas de seguridad.

 

CONSEJOS FINALES:

  1. Navegar en Internet con sus hijos, orientándoles sobre las páginas más fiables, y enseñándoles a navegar con un objetivo claro, sin aportar datos personales.
  2. Seleccionar los videojuegos a los que juegan nuestros hijos según las normas PEGI que regulan edad (3 a 18) y contenidos (lenguaje soez, sexo, violencia…). Que no olviden jugar con sus hijos de vez en cuando.
  3. Dejar muy claras normas que definan cuándo, cuánto y dónde se utilizan los dispositivos móviles.
  4. Pueden hacer uso de programas de control parental tanto en ordenadores como en móviles y consolas.
  5. Educarles en la gestión de su tiempo y en qué valoren otras formas de ocio y tiempo libre.
  6. Dar ejemplo: Muy importante!
  7. Intentar estar al día para evitar la brecha digital.

En conclusión, las Nuevas Tecnologías han venido para quedarse y ocupar un sitio importante en nuestras vidas. Son herramientas muy valiosas y de un enorme potencial si su uso es adecuado; lo son especialmente para los menores, los llamados nativos digitales, ya que desde el principio de sus vidas han contado con ellas.