¿Qué tendrán las presentaciones que tanto nos emocionan y tanto nos cuestan? La velocidad a la que se mueve todo lo relacionado con la tecnología nos obliga a estar con la antena encendida para captar cualquier novedad, pero hay cosas que, por muchos años que pasen, no dejan de ser importantes. Es lo que ocurre con las presentaciones corporativas. Las páginas web se han convertido en el escenario idóneo para decirle al mundo quién eres y en qué puedes ayudarle. Es tu escaparate virtual.

¿Cuáles son las técnicas más apropiadas para hacerlo?

Vayamos al grano…

El vídeo corporativo

“Es una manera atractiva de presentar una empresa o marca, destacando sus valores principales, su filosofía como empresa y aquello que la diferencia de la competencia”.

Te hablamos del vídeo por tratarse de la técnica más efectiva a la hora de presentarte como empresa, y lo es porque resulta fácil de consumir, es atractivo para la vista y el oído de los usuarios, y resulta entretenido. La perfecta tarjeta de visita.

¿Qué es lo primero que haces cuando piensas en presentar tu compañía? ¿Qué técnicas utilizas?

Antes de que nos respondas, queremos recordarte que una presentación efectiva requiere pensar en algo creativo, original, actual y que transmita perfectamente los valores y la filosofía de tu empresa, su misión, su visión… La herramienta que reúne todos estos requisitos por excelencia es el vídeo.

¿Te apetece saber por qué?

La presentación eficiente de tu marca

La presentación corporativa es una herramienta de comunicación potente. Puede que se trate de la primera toma de contacto con tu público, pero, en cualquier caso, ahí afuera se encuentra el mundo en el que tus clientes potenciales te esperan. Ellos serán quienes te ayuden a sobrevivir en el mercado, pero necesitan algo interesante y original. Algo que les remueva por dentro. Y, en eso, el vídeo tiene mucho que ver.

Utilizar material audiovisual puede ser fácil, pero sacarle todo el partido no lo es tanto. ¿Recuerdas la famosa frase ‘una imagen vale más que mil palabras’? Las personas, como tú y como nosotros, estamos diseñadas para procesar las imágenes de forma más rápida que los textos. Y por eso, no nos cabe ninguna duda de que el vídeo es el instrumento idóneo para que le digas al mundo quién eres. Tu presentación debe mostrar algo diferente, ser clara y de calidad, despejar cualquier duda, y hacer que el mensaje sea fácil de recordar.

¿Cuál es nuestra conclusión?

Muchas empresas prescinden de esta herramienta. Si accedemos a la página web de algunas marcas, clicamos sobre la sección de ‘quiénes somos’, y profundizamos en ella, podremos comprobar que muchas de estas compañías se conforman con un entramado de palabras que explican quiénes son, lo que les caracteriza, su filosofía de empresa, sus valores, etc.

¿Crees que tus clientes lo recordarán? ¿Cuánto tiempo estimas que retendrán esta información en su memoria?

Puede que tú también te encuentres en el abanico de estas empresas, pero ¿qué te frena? Una presentación eficiente se convierte, muchas veces, en la manera más sencilla de abrir las puertas de nuevos clientes. Está bien que quieras mantener el texto. El vídeo no tiene por qué sustituirlo, pero sí puede convertirse en un acompañante ideal que esclarece cualquier duda que se haya podido quedar en el tintero.

¡Pon en la presentación todos tus sentidos!

¿Quieres usar el vídeo pero no sabes cómo hacerlo?

¡Tranquilo! Si te encuentras en este dilema, estás en tu día de suerte. Debemos decirte que has dado el primer paso, y que siempre tendrás la opción de acudir a una consultoría por parte de profesionales con una amplia experiencia. Puedes hacerlo sin compromiso, pues ellos estarán encantados de escucharte y atender todas tus dudas.

¡Cuida la manera en que inicias tu relación con los clientes!

pon un vídeo corporativo en tu vida