Internet y las nuevas tecnologías han sido poseídas por unas luces esperanzadoras de crecimiento, cambio y digitalización.

Aunque somos unos fervientes partidarios de mantener siempre la esencia de las cosas, de las personas, de las empresas, siempre hemos dicho que en el terreno de las necesidades del mercado estamos aún en proceso de adaptación.

El consumidor de hoy tiene poco que ver con el de hace una década. Ahora es mucho más exigente porque nosotros se lo hemos permitido y ¡ojo! Nos parece fenomenal.

¿Qué opinas tú?

Internet cambia la concepción de las empresas

Internet es ese niño juguetón que en cuestión de poquísimo tiempo se ha convertido en adulto. Cuando los usuarios tienen una necesidad, una duda o un problema, las empresas ya no son su primera opción de consulta. Es internet. Lo haces tú y nosotros también.

El mundo entero ha caído en la tentación de buscar información en la red porque es un suburbio alimentado por millones y millones de mentes, y alguna de ellas tenía que encajar con nuestra forma de pensar. Imagina cuán complicado resulta destacar entre todo ese océano de información.

Y ¡CUIDADO!, es un arma de doble filo. Nos ofrece su apoyo con un campo inmenso de información, pero se lleva los clientes a su terreno. Tiempo atrás las empresas eran la principal fuente de información para resolver dudas, pero las cosas han cambiado. ¿Quién se lanza hoy en día a una compra sin haber dado un par de vueltas antes por foros y blogs?

La cultura empresarial sube como la espuma

Las empresas están aprovechando este fenómeno con el marketing digital, un abanico que incluye acciones enfocadas en la metodología Inbound, posicionamiento SEO, palabras clave, creación de contenido, vídeo marketing y muchas cosas más.

Y por ello las empresas se suman a la cultura audiovisual, porque han descubierto que el vídeo gusta a la gente, le ayuda a comprender mejor la información y también a retenerla.

El vídeo marketing dice adiós a la zona de tinieblas y maratones virtuales para atraer clientes y establecer una conexión emocional con ellos.

Miles de empresas han sido seducidas por el encanto del vídeo, por su creatividad, su comprensión, su conocimiento, su profundidad y su emoción. Y es que las buenas cosas siempre acaban dando resultado.

¿Estás a la orden del día?

Alinea la misión y los valores de tu empresa

Si estás pensando en promocionar tu marca a través de un vídeo, recuerda que tu visión, tus valores, tu filosofía y tu misión deben estar alineados con la propia empresa. Son tantas las cosas que debemos de tener en cuenta a la hora de hacer un vídeo que muchas empresas optan por acudir a agencias digitales especializadas.

¿Qué quieres mostrarles? ¿Cómo se lo vas a enseñar? ¿Qué herramientas vas a utilizar? ¿Qué harás si tu mensaje no llega? Si después de todo tu esfuerzo en tu campaña de comunicación tu mensaje no funciona.

En este caso, son los especialistas en vídeo quienes pueden aportar ideas interesantes para implementarlas, integrarlas y crear la armonía necesaria entre el vídeo y tu marca. La cultura audiovisual sigue creciendo sin parar. Si te queda alguna duda o te estás preguntando por qué invertir en un vídeo corporativo, pincha en este enlace y no te quedes con preguntas en el aire.

Lo que pensamos de la cultura audiovisual

Mola mucho, y nada de lo que podamos decir de aquí en adelante podrá resumir nuestra definición de mejora forma. La cultura audiovisual es la herramienta de moda, el instrumento que comenzó a revolucionar YouTube hace casi 15 años y que hasta ahora no había encontrado su hueco perfecto en el mundo corporativo.

¿Tú también apuestas por un formato fácil de compartir y viralizar?

Occam - contacto