Haz clic en cualquier página web que se te venga a la mente.

¿Cuántos vídeos has encontrado? ¿1? ¿10? ¿15?

Como podrás ver, la pregunta que hoy te lanzamos en el titular ya no es si deberías hacer vídeos o no, sino por qué, lo que implica que ya se ha dado un paso hacia adelante. ¿Te has dado cuenta de que vivimos en una sociedad cada vez más digitalizada? ¿Sabes lo que significa eso? La cuestión es conocerse y adaptarse.

Inmersos en la época de la información audiovisual, impactar en el usuario se ha convertido en un objetivo común entre las empresas.

Hoy queremos compartir contigo las razones por las que el vídeo se ha convertido en una herramienta corporativa importante para tu negocio.

¿Nos acompañas?

¿Qué es un vídeo corporativo?

Teniendo en cuenta que un vídeo es una grabación y secuencia de imágenes y sonidos, y que la palabra corporativo hace referencia a una entidad jurídica, como es el caso de una empresa, podemos afirmar que el vídeo corporativo es “una pieza audiovisual enfocada en la construcción de una percepción empresarial”, tal y como indica Alonso Abellán en Audiovisual, Marketing Online.

¿Por qué es un arma poderosa para las empresas?

Existen diversos fines por los que las empresas deciden realizar vídeos. Esta decisión depende del poder, del éxito, del compromiso y del liderazgo de cada uno. Sea como sea, lo primero que debes tener claro es a quién quieres dirigirte y qué deseas transmitir. Tener claros estos dos elementos harán que tu vídeo sea tan efectivo como imaginas en tu mente.

Aunque a veces podamos pensar que el único destinatario de una empresa son sus clientes potenciales, esto no es cierto. Existen acciones dirigidas también a accionistas, empleados, medios de comunicación, inversores, proveedores… Sin más, te contamos las razones por las que cada vez es mayor la apuesta de las marcas por los vídeos:

  • Quieres que tu cliente te ponga cara y voz, pues sabes que es una acción importante para aumentar su confianza en la marca. Transmites cercanía y, desde luego, esto se verá reflejado en el comportamiento del cliente. Crear un clima transparente permite atraer y fidelizar. No lo olvides.
  • Por más que lo intentas no consigues transmitir con las palabras escritas todo lo que te gustaría expresar. Por más que te esfuerzas, por más y más textos que escribes, sientes que falta algo. Con las imágenes y el sonido eres capaz de transmitir cientos de cosas sobre ti y sobre tu marca que de otra manera sería prácticamente imposible.
  • Te gustaría destacar el punto fuerte de tu negocio. Sabes que eres diferente, que algo te distingue de la competencia. Por eso, el vídeo ha comenzado a estar entre tus primeras opciones para destacar y comunicar tus valores, tus platos fuertes, y para poner las cartas sobre la mesa. Eres único, original y singular, y tu audiencia está esperando a que se lo cuentes.
  • Seguro que en más de una ocasión te has preguntado cómo podrías despertar mayor interés en los usuarios. Qué podías hacer para que la tasa de rebote disminuyera. Quizás, has empezado a considerar el vídeo entre tus opciones porque es una herramienta capaz de crear ese ambiente de curiosidad que andas buscando. Piensa en el trailer de una película. Los usuarios, cuando observan un vídeo creativo e interesante, quieren verlo y saber más.
  • Si alguna vez has sentido que tus clientes no están comprendiendo tu marca tal y como la proyectas en tu mente, quizás sea el momento de dar un paso adelante. El texto escrito es importante, por supuesto, pero el vídeo puede elevar el nivel de comprensión. Las imágenes y el sonido permiten proyectar una imagen no solo más creativa sino también más real. La claridad entra en escena en su máximo esplendor.
  • No estás muy seguro de si tus clientes saben con claridad cuáles son los productos y/o servicios que ofreces. Es más, te llegan demasiadas preguntas y estás comenzando a sentir que no estás haciendo bien. Una vez más, las herramientas audiovisuales pueden ayudarte a mostrar, presentar y explicar qué ofreces, para qué sirve, cómo cubre determinadas necesidades, cómo resuelve algunos problemas, etc.

Y tú, ¿crees que puedes sacarle partido al formato audiovisual desde otro punto de vista? ¿No estás muy seguro de si es posible hacerlo con tu marca?

No te preocupes. Puedes escribirnos para resolver cualquier duda. En Occam estaremos encantados de ayudarte.

Ahm, y recuerda que “solo la acción elimina la duda”.

Occam - contacto