Estamos seguros de que alguna vez has escuchado decir que todo tiene un origen, una historia y un porqué. El vídeo marketing no podía ser menos, y hoy estamos aquí para contártelo.

Pero empecemos por hacer una pausa en el camino. Primero, porque vamos a hablaros del vídeo de forma individual, sin acompañantes, y, segundo, porque vamos a establecer un vínculo entre las partes para ubicar el momento en que ‘vídeo’ y ‘marketing’ comienzan a caminar juntos.

¿Has escuchado hablar de este concepto? ¿Cuántos vídeos ves al cabo del día? ¿Has pensado en incluir esta herramienta dentro de tus proyectos? ¿Qué idea tienes de ella?

Queremos compartir contigo la historia del vídeo marketing vista desde el lado más actual. Las empresas, las personas y la sociedad han observado importantes cambios en los que se han visto involucrados. Hace tiempo que las formas de comprar cambiaron, razón por la que las empresas tuvieron que adaptarse y modificar las maneras de vender. Algo parecido ha ocurrido con el vídeo, y es que su uso se ha extendido a tantas posibilidades, que algunos expertos coinciden en señalar que “el 80% de todo el tráfico de internet será vídeo para 2019”. Los medios de comunicación están haciendo eco de este fenómeno, tal  y como ocurre con la revista Estrategia y Negocio.

Como consecuencia, las empresas están incluyendo esta herramienta como un punto fundamental de su hoja de ruta. Y tú, ¿ya la has incluido en tus planes?

Antes de sumergirnos en el vídeo marketing

Existen muchísimas razones por las que incluir el vídeo marketing en las empresas. Todos llevamos en nuestra espalda una pequeña mochila de experiencias, lo que hace que, para algunas personas, el temor a perder resulte insuperable.

Las empresas también llevan colgada la suya, pero tienen miedo a equivocarse, a caer, a salir de su zona de confort. Sin embargo, hacerlo forma parte de su historia y camino hacia el éxito. Y es que no asumir ningún riesgo puede ser el mayor riesgo de todos.

Te contamos esto porque el vídeo forma parte de esas decisiones indispensables que han de tomar las empresas. Elegir si incluirlo como eslabón de su estrategia, o no, implica pararse a pensar y matar de golpe la incertidumbre del ‘qué pasaría si…’. Ha pasado tiempo desde la primera vez que escuchamos decir a alguien que el vídeo marketing ya era una realidad, una herramienta para exprimir el potencial corporativo y que cada año sería más relevante. Hasta el momento se han cumplido los pronósticos.

¿Sabías que el primer anuncio de publicidad en vídeo se realizó en 1941? ¿Sabes cuántos se han hecho después? Una empresa pulsó el interruptor de la historia en aquel momento, pero, desde entonces, todas las que se sumaron a la tendencia del vídeo se han convertido en protagonistas de esta.

Fue en 2005 cuando YouTube entró en escena para cambiarnos a todos. Nike se convirtió en la primera marca que aprovechó esta plataforma para comenzar a hacer video marketing. Han pasado más de diez años, y las compañías han encontrado en el vídeo una cabida para sus productos y servicios.

Recuerda, lo imposible solo tarda un poco más. Pero todo llega. Ser pioneros y estar preparados, es fundamental.

Razones por las que se produce la confluencia entre vídeo y marketing

En pocas palabras: porque las empresas han encontrado grandes ventajas en su utilización. Desde que el mundo se sumergió en la Era de la Información, los datos se han convertido en la principal fuente para tomar decisiones. Algunos estudios afirman que “el usuario medio interviene un 88% más de tiempo en páginas que contienen vídeo”, otros creen que “el 70% de los compradores B2B y sus ayudantes ven vídeo antes de comprar”, etc.

En base a estos datos, las empresas se han ido lanzando, poco a poco, al inmenso mundo del audiovisual. Puede que las ventajas se hayan convertido en el impulsor ideal de tus decisiones, y es que es en estas donde residen las principales razones por las que se ha producido la confluencia entre vídeo y marketing. Te contamos algunas de ellas:

  • Para lograr una comunicación más amena y efectiva. El vídeo permite explicar más en menos tiempo.
  • Para alcanzar un alto grado de conexión emocional con el público. La empatía forma parte de nuestras relaciones.
  • Para mejorar su posición en los buscadores.
  • Para mostrar sus productos y servicios de una manera mucho más atractiva.
  • Para estimular la viralización.
  • Para ayudar a los clientes potenciales a decidir sobre su compra para fomentar la efectividad.
  • Para adaptarse a las maneras de consumir contenido que tienen los usuarios. Se ha observado una reducción considerable en el tiempo dedicado a leer, de manera que el vídeo en sus múltiples variantes y formatos compensa esta situación gracias a los gifs animados, las fotografías y las ilustraciones.
  • Para resultar más cercanos con los usuarios y humanizar a la empresa.

Si crees que nos hemos dejado alguna razón en el tintero, no dudes en escribirnos. Estaremos encantados de sumar conocimiento contigo.

En resumen

Hablar de la herramienta del vídeo como tecnología de grabación nos remonta varias décadas atrás. A lo largo de su historia, el mundo ha encontrado importantes nichos en los que utilizarlo para alcanzar determinados objetivos. Las empresas son uno de ellos, pues llegó como una oportunidad perfecta para presentar y promocionar sus productos y servicios, primero, y para alcanzar sus objetivos con la estrategia de marketing, después.

El vídeo marketing ha crecido y evolucionado rápidamente con la aparición de internet gracias a las oportunidades de difusión y acceso que permite. Por ello, muchas de ellas ya han ampliado sus estrategias. Las personas somos la base de las compañías. Buscamos crecer con ellas. Somos parte de su crecimiento y los creadores de su camino hacia la cima.

Innovar siempre es difícil. Siempre se corre un riesgo, sin duda alguna, pero el que no arriesga, no gana.