Skip to content
  1. Inicio
  2. Blog de Inbound Marketing y Ventas

Business to Costumer: qué es el B2C y cómo captar clientes

El marketing B2C es un tipo de marketing donde las acciones están dirigidas siempre al consumidor final. En general, las ventas en este mercado son de menor valor y más impulsivas, además, el consumidor no da tanta importancia a las características objetivas del producto, sino a lo que aporta a su vida.

Métricas para el B2C 

Para poder medir el éxito de las campañas de marketing B2C necesitas tener en cuenta 4 métricas claves a la hora de entender si un plan está funcionando:

  1. Ratio de conversión: Esta métrica mide cuántos de los visitantes de tu web se han convertido finalmente en clientes. 
  2. Pasos para la conversión. Si quieres mejorar tus ingresos, necesitarás conocer el camino que lleva a tus visitantes a convertirse en clientes, es decir, cuáles son los pasos que siguen estos visitantes hasta tomar una decisión. Es imprescindible conocer ese camino para establecer cómo puedes facilitar este proceso. 
  3. Coste de adquisición. Es importante saber cuánto invertimos, ya que cuanto menor sea esta cantidad, mayor será el margen de beneficios.
  4. Notoriedad de marca. Es la métrica más complicada de medir, no obstante, puedes tenerla controlada haciendo un seguimiento de datos como búsquedas en Google, visitas a tu web, menciones en redes sociales, sitios de opiniones, Google Alerts, etc.

Business to Costumer: qué es el B2C y cómo captar clientes

¿Qué ventajas aporta el Business to Costumer?

-La compra es muy rápida.

-Las ofertas y los precios están siempre actualizados.

-Los centros de atención al cliente se encuentran en la web.

-Posibilidad de encontrar más información sobre los productos.

-Comprar a distancia.

-Expansión de mercado independientemente de la ubicación geográfica.

-Más económico. 

-Más usuarios y más clientes. 

-Más control.

-Más publicidad.

- Mayor fidelidad.

¿En qué se diferencia del B2B?

El B2C se diferencia principalmente del marketing B2B en que, en lugar de pensar en la función objetiva de un producto, apela a la emoción y a los sentimientos con la intención de crear una necesidad en el comprador particular. Asimismo, se centra en la publicidad, en crear contenido de valor en varios formatos y en diseñar campañas a través de varios canales.

Por otro lado, el B2B se centra en las relaciones a largo plazo y en las ofertas personalizadas a los buyer persona para reforzar como punto de interés al comprador profesional y los problemas del cliente B2B tienden a ser más complejos y a requerir más tiempo para resolverse que los B2C. Ya que con frecuencia se requiere consultar entre varias personas y departamentos para brindar la mejor solución a un cliente B2B.

Cómo captar clientes con un plan bien elaborado en el B2C

  1. Define tus objetivos y enfócate en su logro. Los negociantes se olvidan de sus objetivos principales, lo que en muchos casos resulta en el fracaso. Cuando tienes los objetivos claros, es más fácil enfocarse en su realización y en los resultados que quieres conseguir.
  2. Trata de conocer al consumidor y sus necesidades. Es fundamental conocer las necesidades de tus clientes para poder crear las estrategias más personalizadas. Si no sabes qué es lo que el consumidor quiere, es poco probable que le ofrezcas una solución adecuada. Ten en cuenta que los mensajes dirigidos a cada uno de tus clientes deben ser únicos e individuales para obtener mejores resultados.
  3. Crea un workflow para tus usuarios. Crear un workflow significa crear el camino que incluya todos los pasos que los usuarios deben cumplir para llegar al fin. Uno de los ejemplos más comunes es cuando un usuario se suscribe a tu newsletter y tú le mandas un email automáticamente con la información que creas que sea útil para él/ella. De esta manera, la comunicación entre vosotros va a continuar, y será más probable que el usuario se convierta en un comprador.
  4. Asegúrate de que cada lead tenga un valor distinto. Debes tener en cuenta estos dos términos: lead scoring y lead nurturing. Un lead scoring se refiere a la segmentación de tu base de datos utilizando unas métricas definidas en tus estrategias y un lead nurturing es la fase que consiste en identificar en qué etapa del funnel se encuentran tus leads y pensar sobre los pasos que dar para acompañarlos hacia la conversión. 
  5. No te olvides de mantener la base de datos. Muchas empresas se olvidan de la última fase del camino, que consiste en el mantenimiento de la base de datos. Además de enfocarse en aumentarla, lo que es beneficioso para tu negocio, es también esencial identificar leads inactivos. De esta manera, evitarás el envío de correos a los usuarios que no estén interesados.

Business to Costumer: qué es el B2C y cómo captar clientes

Esperamos que ahora que conoces qué es el B2C y otros datos interesantes sobre cómo utilizarlo en Inbound Marketing para captar clientes con él, empieces a aplicarlo y a conseguir leads y fieles compradores. Ya que, cómo te hemos mencionado, una de las ventajas principales que nos aporta el B2C es la fidelidad y que la comunicación es personalizada y enfocada en atender las necesidades del consumidor. Así que si la marca convence al cliente, este será fiel a ella.

Contacta con nosotros

También te pueden interesar...

Diferencias entre marketing B2B y marketing B2C
Marketing digital vs Marketing por internet, ¿en qué se diferencian?
Inbound marketing: estrategia B2B