Después de estos días comiendo langostinos, mazapanes y bebiendo alguna que otra copilla, qué mejor manera de bajarlo que yendo de ¡rebajas!

Época dónde las ofertas nos impulsan a ir de tienda en tienda en busca de gangas. Aunque también están los que prefieren quedarse en el sillón de su casa comprando desde el ordenador, y de caminando terminando con los polvorones… que como dicen, cuanto antes se acaben mejor.

Parece que el comercio digital, el e-commerce cada día va ganando más fuerza, y claro, ¿quién es el rey de las ventas por Internet? Pues el “dueño” de este reino es nada más y nada menos que AMAZON.

shop-1908580__340

Pero qué hay detrás de Amazon y cuál es su historia. Todo comenzó en 1994, cuando Jeff Bezos, fundador y actual CEO de Amazon, leyó un artículo sobre la inminente difusión del mercado de comercio electrónico y decidió que quería subirse a ese barco. Empezó haciendo una lista de 20 productos que podrían ser vendidos a través de una página web y entre todos, eligió los cinco que él creía que serían los más prometedores, fueron: CD, software, hardware, vídeo-casetes y libros.

En un principio, los libros eran su producto preferente. Por ello, Bezos dejó su puesto de trabajo en New York y se fue hasta Bellevue, en Washington. Cuenta la leyenda que en este largo trayecto fue donde elaboró su plan de negocios. Al llegar a su destino montó, en un garaje, una empresa dedicada a vender libros por Internet, esta empresa se llamó CADABRA.COM.

Este nombre no era del gusto de Bezos, él necesitaba un nombre más impactante para su PYME, exótico y al mismo tiempo misterioso, además de transmitir sensación de poder y que empezará por la vocal “A”, ya que las búsquedas en la web van por orden alfabético. Recurrió al diccionario y dio con la palabra AMAZON, palabra que cumplía con todas sus necesidades, pero también resultaba ser el nombre del río más largo del mundo, el Amazonas, sería fácil de recordar.

Hasta pasados cinco años, en funcionamiento, su plan de marketing no planteaba ganancias. Es lo que tenía vender libros en un garaje. Lo mejor fue que durante ese tiempo, dos inversores se interesaron por la idea y decidieron invertir. Aun así necesitaron siete años más, para poder ver los primeros beneficios.

Pero, ¿cuál era el truco de Amazon? Pues que no sólo vendían libros, sino que decidieron que la gente pudiera opinar sobre los mismos. Así fue como Amazon se convirtió en un fenómeno en Internet y logró generar una gran comunidad de usuarios fieles. Al ver como esto crecía, empezaron a añadir nuevos catálogos. Cuatro años después abrió en Reino Unido y Alemania.

Lo malo de las empresas es que como suben, bajan. Eso es lo que le pasó a Amazon. Tuvo que despedir a más de 1000 empleados y hacer frente a una gran crisis, pero bueno, ya sabéis lo que dicen, que lo que no te mata te hace más fuerte, y así lo ha demostrado esta empresa. Poco a poco se recuperó y volvió a crecer aumentando su catálogo y ganancias.

Este crecimiento también se debe a la necesidad de Bezos de innovar continuamente. Un claro ejemplo fue cuando, en 2007 introdujo en el mercado el primer lector de e-book en la historia. Desde entonces el mundo de la lectura no ha vuelto a ser lo mismo, en parte, gracias a Amazon.

Por lo que ya sabéis…no subestiméis los garajes, la historia nos ha mostrado que pueden ser el origen de grandes cosas.

Por cierto, espero que en las rebajas, y como decían en la película de Los Juegos del Hambre: “La suerte esté siempre de vuestra parte”.

banner-occam-blog